Las Provincias

La comarca conquista por el estómago

fotogalería

Los representantes municipales, durante su recorrido por los expositores. / C. M. A.

  • Torrevieja acoge la primera edición de Gastrovegabaja, el primer festival gastronómico

Torrevieja alberga hasta el próximo domingo un completo escaparate gastronómico y cultural de la comarca, abierto a todo el público que quiera acudir a degustar los platos tradicionales e innovadores de un buen número de restaurantes y colectivos de diferentes municipios de la comarca y acercarse a los salones Bahía Costa. El primer festival gastrocultural Gastrovegabaja arrancó ayer mañana, organizado por la Asociación de Empresas de Hostelería de Torrevieja y Comarca (Aehtc) con el apoyo del Ayuntamiento de Torrevieja y la Agencia Valenciana de Turismo.

El presidente de los hosteleros torrevejenses, Joaquín Guillamó, de quien partió la iniciativa, se mostró satisfecho con la labor que se ha realizado para poder llevar adelante este evento del que dijo que «espero que en próximas ediciones se sumen más restaurantes y más ayuntamientos». Estuvieron presentes, la directora general de Turismo, Raquel Huete, quien agradeció la organización de este festival «en el que se da visibilidad a la gran oferta que tiene esta tierra en materia de gastronomía», y dio las gracias por poderlo hacer posible tanto al municipio de Torrevieja como a todos los que han tomado parte. Acudieron los alcaldes de Guardamar, Rojales, Dolores, Algorfa, Rafal y Torrevieja y ediles de turismo de otros tantos. El primer edil salinero, José Manuel Dolón expresó su deseo de que este festival «tenga éxito y continuidad», y para ello pidió la «implicación de más empresarios y municipios de cara a las próximas ediciones». También transmitió su felicitación a la Asociación de Empresas de Hostelería de Torrevieja y Comarca por poner en marcha esta iniciativa y manifestó su agradecimiento a todos los hosteleros y empresarios que se han implicado. A todos, les reconoció «su compromiso» por haber sido capaces de lograr «una unión» y «por defender un proyecto que ha de ser de futuro: el desarrollo y la promoción de la Vega Baja del Segura». Dolón reconoció también a los restaurantes participantes que hayan decidido salir de sus propios municipios para ofertar «una idea nueva en la Vega Baja» para dar a conocer la gastronomía de la comarca. Consideró este festival como «un paso importantísimo, el punto de partida desde el que hay que ahondar para que este proyecto se consolide y se sumen más Ayuntamientos e instituciones».

Gastrovegabaja cuenta con la participación de un total de 16 restaurantes de siete municipios: Almoradí, Callosa de Segura, Dolores, Guardamar del Segura, Orihuela, Rojales y Torrevieja, un importante programa de actividades culturales, talleres y demostraciones gastronómicas en las que una parte se destina al público infantil. También se ofrecen desde ayer platos degustación a tres euros y postres a dos, los platos combinados se ofrecen a cuatro euros y las bebidas al precio de un euro. El público asistente tiene la posibilidad de poder tomar parte en talleres de elaboración de diferentes platos e innovadoras creaciones, catas, demostraciones e incluso presenciar la proyecciones de cortometrajes de la mano del Festival Torrevieja Audiovisual.

La totalidad de la capacidad de los salones Bahía Costa alberga las diferentes zonas de este festival, y el su salón principal, el 'Capitán', da espacios a los diferentes restaurantes con sus expositores. De Almoradí, Los Infantes y la Asociación Alcachofa de la Vega Baja del Segura; de Callosa de Segura, Bar Kal Tordo y restaurante Niagara's; de Dolores, el colectivo Sabores de Dolores; de Guardamar, los restaurantes Chema y El Jardín del Hotel Meridional; de Orihuela, restaurante El Divino; de Rojales, el restaurante La Laguna, del Hotel La Laguna, y finalmente de Torrevieja, que acapara el mayor número de establecimientos con los restaurantes, Bahía, Barlovento, Las Columnas, Alma, Nautilus y El huertano. Además de las creaciones culinarias el salón 'Corbeta' se ha convertido en un espacio cultural con exposición de fotografías, de porcelana, de artesanía, juguetes realizados con material reciclado, muestras de pintura, y también se cuenta con diferentes actuaciones en vivo de cantantes y coros de la ciudad.