Las Provincias

Intervenciones cronometradas en ruegos y preguntas

El Ayuntamiento estrenó ayer un sistema para cronometrar los tiempos de intervención, que de momento solo aplica a los ruegos y preguntas.

Tres aparatosas pantallas, ubicadas a la entrada del Salón de Plenos y frente al público, marcaban la cuenta atrás de los tres minutos que tienen tanto quienes exponen la pregunta o el ruego como quienes la responden. Cuando se cumple el tiempo fijado, comienza una cuenta hacia adelante pero con números rojos.

El sistema, que fue ayer objeto de mucha atención y bromas por parte de los concejales, que ironizaban sobre si se les cortaría el micrófono al acabar la cuenta atrás, reveló que la mayoría de ellos sobrepasa el tiempo establecido.

Y es que el objetivo, según explicó el alcalde, es, precisamente, evitar que los ediles se eternicen en sus propuestas o contestaciones, en puntos que, por la ausencia de intervenciones de otros grupos y de réplicas, deberían ser más ágiles.

Algunos, no obstante, se preguntaron por qué no se aplicaba esta cuenta atrás en el resto de propuestas, mociones y declaraciones institucionales. Ya que se instala la parafernalia, señalan, podría utilizarse para todo.