Las Provincias

CRÍTICA

Gran Concha

Uno de los más cerrados y prolongados aplausos tributados en el Gran Teatro de Elche tras la finalización de una función se lo llevó Concha Velasco al terminar nada menos que noventa minutos, hora y media, su actuación con la representación de la obra 'Reina Juana', de un público que abarrota la sala, y que se 'rompió' las manos a la vez que lanzaba bravos enfervorecidos.

Pues sí, una vez más, Concha Velasco dejó bien patente sobre las tablas de un escenario sus innatas, sus formidables, condiciones como consagrada actriz, en esta ocasión con un papel que supera en mucho a otras tantas obras llevadas a cabo por la insigne actriz, con un trabajo realmente demoledor, sin pausa alguna, 'sola ante el peligro', con los constantes cambios de matiz interpretativa, como requería la obra de Ernesto Caballero, con el único apoyo en el escenario de los efectos especiales de luminosidad, sonido y proyección, sobre el telón de fondo, para ir situando a la obra en sus distintas matices, bajo la dirección de Gerardo Vera.

En verdad, un texto superagotador, con una memoralización formidable, sin tregua ni descanso, manteniendo en todo momento la tensión de un público en el que el desarrollo de la obra, con tantos y tantos matices, iba llenando la sala de un especial climax, incluso de manifiesta tensión, en muy particulares momentos, y sobre todo y ante todo, poniendo de relieve la formidable formación de una actriz que lo es de la punta de los cabellos a lla de los pies.

Al término de la función, pudimos saludar y felicitar a Concha Velasco, como ya lo hicimos en la ocasión de ser la pregonera de las fiestas de Elche, y nos comentó las muchas horas de aprendizaje de tan largo, larguísimo, texto, y naturalmente el considerable número de matices que encierra tan costosa representación.

En resumen, una Concha Velasco que entusiasmó, como siempre, a la nutridísima concurrencia, lleno absoluto, que acudió a verla y aplaudirla.