Las Provincias

Los vecinos reclaman a la oposición que apruebe el parque de Ciudad de la Justicia

  • Señalan que «si no llegara a realizarse seguiríamos teniendo un solar donde se acumula suciedad»

Las asociaciones de vecinos y comerciantes y la Hoguera de Francisco Albert registraron ayer un escrito dirigido a todos los grupos municipales del Ayuntamiento en el que reclaman su voto a favor de la petición de una subvención de 450.000 euros a la Diputación para ejecutar un parque en la parcela de la Ciudad de la Justicia.

Dado que la oposición tumbó la petición de subvención en el Pleno de julio con el argumento de que no era lo que querían los vecinos, ahora éstos expresan su «apoyo» al parque. «Un proyecto necesario para nuestro distrito que se ha elaborado como consecuencia de las distintas reuniones que se han mantenido con Urbanismo». Señalan que «si no llegara a realizarse seguiríamos teniendo un solar donde se acumula suciedad».

Por ello, piden a los concejales que «aprueben la solicitud de subvención», para abaratar el coste que tiene que asumir el Ayuntamiento, y a la Diputación le piden que acepte otorgar esta ayuda, con la que se financiaría el 45% del proyecto.

La Secretaría del Pleno ha emitido un informe favorable a que la propuesta se lleve de nuevo a Pleno hoy, tras haber sido rechazada en julio con los votos de la oposición en bloque. Entiende que, dado que la solicitud de subvención no es un acto definitivo, sino un trámite, y que además se rechazó por motivos específicos de falta de acuerdo con los vecinos, ahora puede llevarse otra vez a votación, para ver si, una vez subsanadas estas condiciones, se aprueba.

Llevarlo a Pleno este mes era un ardid de la Concejalía de Urbanismo, ya que quería aprovechar que C's tiene un concejal menos y la oposición está en minoría para sacarlo adelante.

Sin embargo, lo más curioso es que finalmente puede que salga adelante con un amplio consenso, dado que C's y PP valoraban ayer apoyar la iniciativa, dadas las manifestaciones favorables de los vecinos. En eso confiaba, al menos, el concejal de Urbanismo.