Las Provincias

Medio Ambiente exige a las empresas que eviten verter tóxicos en el alcantarillado

  • La administración local se reúne con el sector agroalimentario para evitar que pesticidas se diluyan por la red de aguas terciarias

Olores fuertes en verano y rotura de varias tuberías. Estas son las consecuencias de la aparición de pesticidas y productos tóxicos que se viertan en el alcantarillado de Cox desde hace años. La Concejalía de Medio Ambiente se ha puesto en contacto con los empresarios del municipio para cumplan la legalidad y realicen una depuración previa antes de eliminar aguas con sustancias químicas que no se pueden esparcir sobre la red general.

La segunda consecuencia es que todos estos productos tóxicos que llegan a la Estación Depuradora de Aguas Residuales de Callosa de Segura, no se pueden eliminar y esto conlleva sanciones por parte de la Confederación Hidrográfica del Segura (CHS).

La concejal cojense Beatriz Nadal, explica que «aunque se trate de una Edar con una gran capacidad los productos contaminantes como los insecticidas no se pueden eliminar». Para ello, desde el Consistorio se ha aprobado una nueva ordenanza de alcantarillado y vertidos que han consensuado los ayuntamientos que forman parte de la mancomunidad de vertidos de esta estación; Callosa de Segura, Rafal, Redován y Granja de Rocamora. Hasta el momento no había una normativa que regulase todo este tipo de vertidos que se hacen necesarios en la industria agroalimentaria, de la que Cox depende en gran medida.

En la reunión que se mantuvo con los empresarios se aconsejó que deben instalarse una depuradora para realizar un tratamiento previo antes de abocar sus residuos a la red general. «No vamos a poner la soga en el cuello de los empresarios, pero si que vamos a concienciar de este problema», apuntó la edil que añadió que «también es aconsejable en el uso doméstico que no se tiren toallitas en el aseo».

La pestilencia se hace patente en el entronque entre las aguas residuales de Cox, del polígono industrial y de Granja de Rocamora. En la antigua depuradora cojense el olor fétido se hace patente en este cruce de conducciones, por ello, el Consistorio quiere evitar que lleguen sanciones de la CHS. Por otra parte, también se ha dado parte a la adjudicataria del mantenimiento de las conducciones Hidraqua, para que se haga cargo de la «adecuada limpieza y del control de las tuberías, que para eso cobra».