Las Provincias

Los populares reiteran su ofrecimiento a C's para forzar un cambio de gobierno

  • La portavoz del PP, María Gómez, insiste en la parálisis del Consistorio «porque el bipartito carece de un proyecto claro para el municipio»

El Partido Popular está dispuesto a forzar un cambio de gobierno municipal y ha vuelto a reiterar a Ciudadanos que cualquier opción de que haya un relevo en el Consistoro está a expensas de la decisión que tome la formación naranja, que es quien tiene la llave para propiciarla con sus tres ediles. No es la primera vez que ambas formaciones muestran su interés en darle un vuelco al Consistorio y los contactos son permanentes entre PP y Ciudadanos desde hace meses como reconocen tanto la portavoz popular, María Gómez, como la de C's, María Quiles.

La primera dejó claro que «los contactos son permanentes y formales desde hace meses porque ambos coincidimos en que la situación municipal no puede continuar como hasta ahora» ya que desde las filas populares inciden en que «pasan los meses y no se ve salida a una parálisis permanente como en la que están instalados». Asimismo Gómez dice que sería factible llegar a un acuerdo entre el PP y Ciudadanos una vez que ambos partidos ya han mostrado su sintonía en Madrid para formar Gobierno lo que puede suponer un acicate para que a nivel local se fuerce una moción de censura contra el socialista Jaime Pérez.

La representante del grupo Popular es consciente de que toda posibilidad pasa por obtener el visto bueno de las direcciones regionales pero sí que se muestra convencida de que «es la única manera de darle una vuelta a la gestión municipal porque la actual es un desastre y el bloqueo municipal al final lo pagan los vecinos».

Pese a reconocer sin ambajes que el intercambio de comunicación es constante la portavoz del PP no fija un plazo para poder llegar a un acuerdo formal pero el punto de inflexión lo marca la necesidad que tiene el bipartito de sacar adelante un plan económico financiero por valor de 750.000 euros en el próximo Pleno de noviembre para lo que necesita contar con el apoyo de los tres representantes de Ciudadanos «y cada vez con mayor reiteración votan en contra de los asuntos que lleva a las sesiones el grupo de gobierno lo que es lógico porque están desencantados y por nuestra parte estamos dispuestos a contar con ellos si es posible llegar a un pacto que saque a Almoradí del estado en el que está y no sea una legislatura perdida».

En su descripción Gómez no olvida que «hay muchas cuestiones que están pendientes y no se ven vías de solución» entre las que cita que no se sabe nada del Plan General, las deficiencias en materia de aseo urbano, la necesidad de contar con una nueva depuradora y evitar las reiteradas multas de la CHS, el plan económico que debe aprobarse o estar con unos presupuestos prorrogados.

Por su parte Quiles reconoce que «las conversaciones son fluidas pero quien tiene que llevar la iniciativa es el PP» pero también es consciente de que «se necesita tomar soluciones porque el caos es total en muchos aspectos, desde el económico al social». Así la representante de C's se muestra molesta «porque desde el principio nos han considerado oposición y no se dan cuenta de que necesitan dialogar para sacar los asuntos porque apostamos por un cambio que no se ve por ningun lado». También se enoja porque el bipartito «ni siquiera ha explicado cómo piensa llevar a cabo ese plan financiero ni de dónde piensa recortar para cumplirlo como tampoco cumple con las mociones que se aprueban o gobiernan con decretos y a lo mejor es el momento de tomar otro camino».