Las Provincias

El oriolano Raúl intenta zafarse de dos defensores del Almoradí, ayer en Los Arcos.
El oriolano Raúl intenta zafarse de dos defensores del Almoradí, ayer en Los Arcos. / Alberto Aragón

El Orihuela pierde dos puntos al confiarse con un Almoradí luchador y más efectivo

  • Los amarillos empatan a uno a pesar de que Rubén Moreno tuvo varias ocasiones para decantar el derbi del lado amarillo

El Orihuela dejó perder un partido que tenía ganado y que no supo amarrar. La reacción amarilla quedó frenada en casa por un Almoradí que esperó su oportunidad para empatar a uno y llevarse un punto de oro en Los Arcos. Lo mereció y el fútbol fue justo para ellos, todo lo contrario que para el debutante Rubén Moreno que se quedó compuesto y sin gol. Tuvo ocasiones para anotar en casa pero no consiguió sacar la pólvora que atesora en su botas. El entrenador local, José Manuel Roca, sacó su equipo tipo contando con las bajas que aún llenan la enfermería. Más calidad que fuerza en el centro del campo y una oportunidad para Rubén Moreno. Por su parte Francisco Rodríguez alineó a viejos conocidos de la parroquia local como Del Cueto, Coco y Saúl.

La partida comenzó su tentativa de manos de Moreno, que aprovechó el balón colgado de Nico y se la puso en la testa a Raúl. El partido arrancó con un ritmo trepidante, un Almoradí volcado en ataque y un Orihuela con espacios para morder. El derbi tenía todos los ingredientes necesarios que se presuponían. Los locales lograron quitarse de encima el arreón inicial del contrario y tocaron en la zona ancha del campo. Los balones llegaban con más claridad a la puerta contraria bien por rechaces inoportunos o a través de saques de esquina.

El debut de Rubén Moreno comenzó con buenas sensaciones. El delantero se notaba cómodo sobre el césped, driblaba, encaraba y hasta tuvo su primera oportunidad. Sobre la mitad del primer tiempo el ariete se deshizo de su marcador y disparó a la cruceta. El choque era de gran intensidad tanto que el público mandó a su casa al colegiado en el minuto 24. Un último pase del lateral Samu tocó en la mano de Jorge cuando se tiró al piso. El cuadro escorpión ya avasallaba a su rival sin contemplaciones.

La presencia de Perona, Ayo y Brian en el centro del campo apagaba las salidas del cuadro almoradidense, que decaía con el paso de los minutos. El muro del Almoradí se agrietó en el minuto 29 tras un saque de córner. Con todo el once amarillo volcado en el área de Adrián Nacho Porcar robó el balón y soltó un zapatazo al palo derecho de la portería del Camino Viejo de Molins.

El cuadro azulgrana se arremangó para reponerse del zarpazo. En una segunda jugada Coco remató de chilena pero sin potencia. José Carlos cogió el balón de forma muy cómoda. La grada creció con el resultado momentáneo y silbó cada decisión en contra del colegiado al tiempo que el equipo visitante se desplegaba hacia campo contrario. El 1-0 sirvió para despertar a los de Francisco Rodríguez, que también necesitaban sumar puntos para alejarse de la zona caliente de la clasificación.

La gloria se alejaba de Rubén Moreno en su estreno en Los Arcos. El jugador lo intentó de nuevo con un balón que rebañó cerca del área pequeña y con la zurda se sacó un golpeo ajustado y con rosca al segundo palo. En esta ocasión Adrián sacó una mano providencial demostrando grandes reflejos. El nueve del Orihuela no culminó su buena actuación en la primera parte con un tanto. Antes de finalizar el primer acto remató un centro desde la banda izquierda pero no llegó a poner el pie para embocar el esférico dentro de la portería. La mala suerte se cebó con el último fichaje del Orihuela que combinó bien con sus compañeros pero que no logró estrenarse como goleador. Aún así intentó resarcirse con ayudas en defensa. El Almoradí comenzó muy bien la primera parte pero decayó como la espuma del champán. Su condición de recién ascendido la tuvo que soportar durante más de media hora.

Desquiciado

En la reanudación Brian pudo resolver el encuentro tras recibir un pase en profundidad en el pico del área. El mediapunta disparó fuerte pero sin sentido y Adrián repelió la ocasión. Otra vez el Orihuela trataba de asegurar el partido tras un saque de esquina. En esta ocasión Raúl remató un balón templado en la línea frontal del área pequeña. La chilena llegó a las manos del guardameta sin mayores problemas.

El técnico local se desquiciaba en el banquillo ante el poco criterio de su equipo para sacar el balón jugado desde atrás. Un robo de balón en el flanco zurdo se saldó con un fuera de banda que enojó al técnico, que golpeó con la pierna el banquillo.

Roca sabía que el empate podía llegar y casi lo logró Obele tras un pase entre líneas que lo dejó delante de José Carlos. Los presagios de este se hicieron realidad. El exoriolano Del Cueto chutó un balón desde el pico del área, el esférico sobrepasó al portero, tocó en el segundo palo y entró a portería. El Almoradí lograba premio a su trabajo y los dos cambios realizados por Rodríguez, Adrián Banderas y Manu, surtieron efecto. El delantero azulgrana pidió disculpas a la afición con las manos levantadas en señal de perdón, pero era su obligación.

El duelo del empate duró durante más de diez minutos hasta que Perona disparó desde la frontal del área y obligó al cancerbero almoradidense a realizar una gran palomita para salvar el 2-1. La fortuna era esquiva para un Orihuela que se chocó con la madera esta vez en las botas de Brian. El balón tocó en el larguero y el Almoradí comenzó a guardar la ropa. El punto era crucial en el derbi y así se pudo ver en cada choque donde los azulgrana se tiraban al suelo para arañar segundos. La remontada la tuvo en sus botas Saúl que consiguió zafarse de su marcador y disparó al primer palo con los amarillos volcados en ataque. En el tiempo añadido otro exoriolano casi daba la campanada.