Las Provincias

De la improvisación al guión escrito

Imagen del montaje teatral 'La Crazy Class', que se representará hoy en el Principal.
Imagen del montaje teatral 'La Crazy Class', que se representará hoy en el Principal. / R. A.
  • El Principal acoge 'La Crazy Class', obra creada por los actores durante los ensayos

«En medio del agotamiento de esta falsa realidad en la que estamos enredados, angustiados y agobiados, el teatro es una vuelta a la pureza». De esta manera resume ' La Crazy Class' Santiago Sánchez, creador y director junto a Michel López de esta obra que se representa hoy, a las 21 horas, en el Teatro Principal de Alicante. El montaje, estrenado en septiembre de 2015, supone una evolución de teatro de improvisación que tantos éxitos le hizo cosechar a la obra 'Imprebís' que se ha mantenido en cartel durante 22 años. «Improvisar hoy en día ya se hace mucho y no siempre bien. Es maravilloso, envuelve a la obra de magia, pero si no va más allá se convierte en tóxica. Por eso nos planteamos el reto de dar un paso más y, partiendo de ella, crear un conjunto de personajes estables y una trama», explica Santiago Sánchez.

La improvisación en ' The Crazy Class' se trasladó a los ensayos con el fin de escribir todas las cosas que surgían para después plasmarlas en un guión y construir la representación teatral. « Es otra forma de escribir un texto escénico. La escritura la hacen por propios actores», afirma.

Una clase de teatro a la que acude un grupo de alumnos de ámbitos muy diversos da pie para reflexionar sobre el arte como una estación en la que poder bajarse del tren de una realidad cotidiana que no nos satiface. «Venimos a hablar sobre qué está pasando a nuestro alrededor para que nos esté haciendo falta más que nunca la Literatura, la Música, el Teatro, el Arte en definitiva», relata Sánchez.

Doce personajes -entre los que se encuentran un torero, un militar, un ama de casa, una exbailarina, un niño, el empleado de una funeraria y un ejecutivo- acuden por diferentes motivos a una clase de teatro y, según Sánchez «mientras ellos se van enamorando del teatro, los espectadores se irán enamorando de ellos, de sus pequeñas miserias y de sus sueños».

Los actores que representan a los doce personajes son Carles Castillo, Carles Montoliu y Elena Lombao, además del propio Santiago Sánchez. « El mensaje que queremos transmitir es que el teatro nos abre la posibilidad de encontrar sensaciones y sentimientos más nobles. Tiene aspectos relacionados con el humor, pero detrás hay mucha poesía», afirma.

Uno de los momentos claves de la obra, según destaca su director, ocurre cuando los personajes tienen que interpretar a Hamlet como proyecto de fin de curso. Cada uno de ellos, desde la particularidad de sus respectivas trayectorias personales y vitales, van formando, como piezas de un puzzle, la célebre obra creada por William Shakespeare. « Al final Hamlet reúne el espíritu de esos doce personajes y en 17 minutos representan el famoso texto teatral», explica.

La acogida de la obra durante la gira que siguió a su estreno hace un año no ha podido ser mejor hasta el momento, asegura su director. La idea de dejar escrito lo que nació de la pura improvisación en los ensayos fue un reto que ha resultado finalmente bien recibido. El montaje fue finalista en el Premio Valle-Inclán 2016.