Las Provincias

Cambiemos exige que Escalona se proteja antes de ubicar el vertedero del Plan Zonal

fotogalería

Alonso y Bernabé, durante la comparecencia de ayer con la exposición de Torremendo al fondo. / A. A.

  • Temen que zonas de este paraje natural puedan verse afectadas por una instalación que sigue sin definirse un año después de la puesta en marcha del nuevo Consorcio

Entre el pánico y la ilusión. Dos sentimientos entre los que se mueven los responsables medioambientales de Cambiemos Orihuela después de haber recibido algunas informaciones sobre las futuras bases de gestión del plan zonal de residuos que elabora el Consorcio Vega Baja. Aunque todavía no hay nada en firme, a expensas de una reunión del Consorcio que debe realizarse más pronto que tarde, desde el partido oriolano quisieron adelantarse a la jugada y exigieron a la Generalitat que demuestre con hechos que Sierra Escalona no será el lugar donde ubicar el vertedero de rechazo. Temen que esto pueda ser así, y lo que piden es que para evitarlo se declare Parque Natural «en la extensión que han demandado numerosos colectivos», recordó el portavoz de Cambiemos, Karlos Bernabé, «y cuando estén demarcados los límites que se teja el mapa de los residuos». Para Bernabé la demora en esta declaración podría ser deliberada «para atacar a ese territorio y poner una instalación de residuos».

A eso obedece el sentimiento de pánico en el que abundó Alejandro Alonso, quien consideró que no es de recibo que no se concrete en qué lugar irá el vertedero «y la información que nos llega indica que Sierra Escalona podría estar afectada». Por eso afirmó que estarán vigilantes «para que nuestro espacio natural más emblemático no tenga una infraestructura de este calibre». Bernabé y Alonso hicieron estas declaraciones en la sede del partido en la que además se expone desde hace unos días la muestra elaborada por la Asociación Multicultural de Torremendo donde se refleja, a través de recortes de prensa y fotografías, la lucha de esta pedanía contra un vertedero cerca de su núcleo urbano durante 25 años, una pelea que los vecinos ganaron en los tribunales.

Alejandro Alonso aseguró que «es evidente que Orihuela, como uno de los grandes generadores de basura, tendrá que asumir infraestructuras, pero la solución pasa por poner en marcha instalaciones modernas que se ubiquen en zonas que medioambientalmente no sean susceptibles de ser protegidas». En cuanto a la «ilusión» que dijeron tener también, Alonso aseguró que también por canales fuera de lo oficial «en las bases hay soluciones que nos gusta». Entre ellas la dotación de un sistema de ecoparques de los que dos se instalarían en el municipio, uno en el casco urbano y otro en la costa, y la posibilidad de que en las plantas de transferencia haya también tratamiento de valorización de la basura. Así, indicó que la recogida de podas irá aparte y precisó que su formación va a plantear al Ayuntamiento la recogida selectiva de materia orgánica. El portavoz de Cambiemos en materia de medio ambiente indicó que si todo eso se lleva a cabo «nos gustaría que el municipio estuviera preparado para ponerlo en práctica». Los dos responsables de la formación ecologista criticaron, por otra parte, el hecho de que el Consorcio lleve ya funcionando un año «y cambien de parecer cada poco tiempo» para que el resultado sea que la Vega Baja siga sin planta de transferencia para el posterior traslado de los residuos a vertedero.