Las Provincias

Benalúa Sur tendrá torres de siete alturas y podría comenzar antes de final de año

Terrenos del plan parcial Benalúa Sur, con las chimeneas que se protegerán al fondo de la imagen.
Terrenos del plan parcial Benalúa Sur, con las chimeneas que se protegerán al fondo de la imagen. / Álex Domínguez
  • Las chimeneas de las antiguas fábricas se mantendrán y se contará su historia, mientras que es intención municipal respetar las harineras

Benalúa Sur, el primer gran parcial que comenzará en la ciudad tras el crack de la burbuja inmobiliaria en el 2008, cuenta ya hacia atrás los días para que entren las máquinas. Posiblemente antes de final de año, según transmitieron ayer desde la Concejalía de Urbanismo a representantes de doce asociaciones de vecinos del sur de la ciudad que se reunieron con el concejal responsable del área, el vicealcalde Miguel Ángel Pavón, para conocer más detalles de esta actuación urbanística en la que se desarrollarán 742 viviendas en una situación privilegiada, en primera línea del puerto y a un paso del centro comercial de la urbe.

Tendrá viviendas de seis alturas más ático «para dar continuidad a la edificación ya existente en Benalúa», explicaron fuentes de Urbanismo a los vecinos. Menos que los edificios que rodean este terreno en la avenida Óscar Esplá. También habrá dotaciones públicas (aparte del ya existente Colegio Benalúa). Al respecto, los vecinos de José Antonio reclamaron la construcción de pistas deportivas para los equipos de fútbol del barrio, una propuesta que Urbanismo se comprometió a estudiar y realizar proyectos mientras se ejecuta la urbanización.

Tras el abandono del anterior agente urbanizador (Lubasa SA), una agrupación de interés urbanístico con propiedades en el sector ha presentado a Urbanismo un proyecto al que se solo le falta por adjudicar la actuación, según explicaron ayer técnicos de la Concejalía a los vecinos, trámite que puede hacerse efectivo en un mes y las máquinas comenzar a trabajar antes de final de año. Son 18 meses de urbanización, según el plan previsto, por lo que en verano del 2018 esta zona estaría ya urbanizada.

El proyecto presentado, y explicado ayer a los vecinos, no difiere mucho del anterior, aunque los técnicos han realizado algunas modificaciones en aras de dotar de «un carácter más blando» a las zonas verdes y que se compaginen calles, aceras y parques en la zona.

Otro detalle que también trascendió de la reunión mantenida ayer en el despacho del vicealcalde es la protección de las chimeneas de las antiguas fábricas de la zona. No solo se mantendrán, según el proyecto aprobado por Urbanismo, sino que se protegerán con un cerramiento de cristal que impida el acceso a las construcciones industriales. En esta valla transparente es intención de la Concejalía de Urbanismo instalar paneles explicativos con la historia de la antigua zona fabril de Benalúa y «hacer memoria» del patrimonio industrial histórico de Alicante, ahora tan depauperado.

En esta zona, tan pegada a la actividad portuaria, tan solo permanecen como recuerdo las citadas chimeneas y los silos de las harineras. Sin embargo, esta es una unidad de ejecución diferente y su resolución «todavía queda lejos», explicaron a este periódico fuentes de la concejalía que dirige Miguel Ángel Pavón.

La intención de Urbanismo es poder mantener las harineras como ese ejemplo de construcción industrial del que tan poco queda en la ciudad (parte fue destruido en la construcción del AVE), aunque todo depende de la negociación que entable el Ayuntamiento con los propietarios de la fábrica, que hasta hace poco continuaba en actividad.

Los vecinos también cuestionaron a los técnicos municipales sobre las actuaciones tanto en la avenida de Elche como la liberación de las vías en la parte trasera de Casa Mediterráneo para crear una gran zona verde litoral que dé inicio a un pasillo peatonal hasta Urbanova, incluso. Sin embargo, desde el Ayuntamiento se les transmitió la dificultad de esta actuación al ser terrenos de titularidad ferroviaria.

Las asociaciones del sur de la ciudad también cuestionaron la continuidad de las obras de la Vía Parque hasta San Gabriel. Al respecto, indicaron a este periódico fuentes presentes en la reunión, el Ayuntamiento espera la construcción de un puente ferroviario en la calle Rosa de los Vientos para unir Lorenzo Carbonell con Babel.