Las Provincias

La oposición urge al tripartito a tomar medidas para evitar que Ikea vaya a Elche

Los dos grupos municipales de la oposición en el Ayuntamiento de Alicante se mostraron ayer «preocupados» por el interés manifestado el martes por el alcalde de Elche, Carlos González, de ofrecer suelo a Ikea si fracasa su proyecto en Alicante. Tanto PP como C's instaron al alcalde, Gabriel Echávarri, a tomar medidas cuanto antes para evitar la pérdida de la inversión millonaria.

El portavoz del grupo popular, Luis Barcala, manifestó que «en Alicante nos preocupa que el alcalde de Elche tenga interés en propiciar que Ikea vaya a su ciudad, porque me consta que Carlos González no da puntada sin hilo y no se hubiera lanzado a esta piscina si no supiera de antemano que existe una posibilidad real».

Barcala afirmó que el hecho de que el alcalde de Elche quiera traerse ahora la tienda de la multinacional sueca a su ciudad «es consecuencia de las posturas enfrentadas del tripartito y sus continuas divergencias en sus planteamientos para implantar la tienda en Alicante». El portavoz popular recordó que «desde hace tres semanas y en reiteradas ocasiones el Partido Popular lleva pidiendo una reunión de la comisión de Ikea sin que hasta la fecha se haya celebrado, por lo que el alcalde de Elche es consciente de la falta de una estrategia conjunta y quiere sacar tajada de ello».

Lo que «preocupa» a todos, dice, es que Alicante pueda perder una inversión de más de 200 millones de euros y la creación de más de 1.200 puestos de trabajo.

Por su parte, el grupo municipal de Ciudadanos instó al alcalde, «a convocar con carácter urgente la comisión de Ikea». La portavoz adjunta de C's, Yaneth Giraldo, recordó que ya lo propuso en el debate sobre el estado de la ciudad y por escrito en registro, porque «tal como están las cosas no es lógico que desde que se constituyó en julio de este año, no se haya celebrado ni una sola reunión», criticó.

«A la vista de la desorientación que tiene el tripartito y la confusión que está transmitiendo a la sociedad alicantina, es imprescindible marcar una línea de actuación», declaró la edil, quien subrayó que «la comisión se creó precisamente para facilitar el camino de las negociaciones con Ikea y favorecer el consenso de las mejores propuestas para la ciudad con ayuda de los informes técnicos».

En esta línea, Giraldo aseguró que «esta reunión sería un gesto de transparencia del tripartito hacia los alicantinos» ya que lamentan que hasta el momento el tripartito «no ha propuesto ningún plan viable para traer Ikea a la ciudad, sólo hay opacidad y confrontación». Cree «urgente» adoptar una línea de actuación para evitar que el proyecto se marche a Elche.