Las Provincias

Moros y Cristianos elegirán a su nuevo presidente el 27 de noviembre

  • La Junta Central fija la fecha a expensas de que el todavía presidente rinda cuentas tanto al organismo como a los festeros en asamblea

Los Moros y Cristianos ya tienen fecha para volver a las urnas, un gesto que los festeros han hecho en dos ocasiones durante el último año y medio, aunque en esta ocasión lo harán para elegir a su nuevo presidente. La Junta Central decidió el pasado lunes que sea el 27 de noviembre el domingo en el que llamarán a comparsistas de los dos bandos a una jornada electoral inédita desde el año 2008, cuando se enfrentaron por la presidencia los candidatos Antonio Franco y Mariano Martínez. Ahora quien deja el cargo es Antonio Manuel García Alcocer, quien llegó de la mano de Antonio Franco y como vicepresidente de su junta al cargo en diciembre del año 2012 si necesidad de que se realizara votación puesto que la suya fue la única candidatura presentada tras la renuncia del veterano presidente a continuar.

En esta ocasión y salvo sorpresas de última hora son dos los aspirantes de acceder a la presidencia del colectivo que aglutina a más de 2.500 festeros. El presidente de los Moros Realista, Pepe Vegara, y al actual vicepresidente de la Junta Directiva Central, Alejandro Galiana. No obstante hay de plazo hasta quince días antes de la cita electoral para presentar candidaturas. En el poco mas de un mes que queda para esos comicios la directiva saliente tiene que cumplir con varios compromisos que le son ineludibles, entre ellos la rendición de cuentas del ejercicio actual primero a presidentes y delegados y después al resto de festeros en una asamblea que se baraja se pueda realizar el mismo día de las elecciones a primera hora de la mañana, antes de la apertura de las urnas. La gestión económica ha sido piedra de toque durante este año puesto que la Junta Central se encontró con la negativa del Ayuntamiento a hacer efectiva toda la subvención correspondiente al 2015 al considerarse que había conceptos mal justificados. De hecho la ayuda del 2016 llegó 'in extremis' a pocas fechas del inicio de las fiestas.

Así las cosas, ese cierre de cuentas será prácticamente lo último que haga la actual junta antes de dejar el cargo y la nueva tendrá que empezar a trabajar para, tal y como han manifestado los dos candidatos que es su intención, modernizar todo el funcionamiento interno de la asociación y sobre todo dar más protagonismo al festero de forma que se involucre más allá de la semana de las celebraciones de julio. El primer reto de la nueva junta será organizar el Medio Año a finales de enero próximo.