Las Provincias

La novena derrota del Eldense acaba con el técnico Raúl Garrido en la calle

Discusión entre los jugadores del Eldensen mientras los baleares celebran un gol, ayer.
Discusión entre los jugadores del Eldensen mientras los baleares celebran un gol, ayer. / María Guardiola
  • El colista encaja otra goleada en casa y se hunde como colista sin haber puntuado

  • El hasta ahora director deportivo, Mario Barrera, se hará cargo del equipo hasta que la directiva decida hacer oficial al inquilino de su banquillo

Raúl Garrido Fernández fue destituído ayer de forma fulminante como técnico del Eldense tras la estrepitosa derrota de los azulgrana por cero goles a cinco ante el Atlético Baleares. Suponía la novena derrota del colista en otras tantas confrontaciones, lo que convierte al azulgrana en farolillo rojo y primer candidato al descenso a Tercera División. A la conclusión del choque se le comunicó su destitución al preparador valenciano.

Garrido ha permanecido en el banquillo cinco encuentros, con un balance de cinco derrotas, dos goles a favor y dieciseis en contra, muchos peores números que su predecesor Fran Yeste. A la espera de la confirmación oficial, Mario Barrera, recientemente fichado como director deportivo, podría ser su sustituto, aunque no ha querido hablar al respecto.

Al Eldense todo le salió mal frente a un oponente que acabó por arrollar a los azulgrana que jugaron dos tercios del partido en inferioridad numérica por la expulsión de Anaba. En cualquier caso, el rendimiento de la inmensa mayoría de jugadores anfitriones dista mucho del exigible para esta división de bronce.

El Deportivo saltó con un 4-4-2 pero con las líneas más bien distanciadas, mientras que el Baleares ubicó tres centrales, dos carrileros de largo recorrido, un mediocentro defensivo como David Sánchez dueño y señor de la posesión.

Once para once llegó el 0-1 cuando a la salida de un córner, el gigante Guillem Vallori hizo valer sus 191 centímetros y cabeceó contundentemente al fondo de las mallas en el primer palo. La reacción anfitriona fue tibia, apenas un centro chut de Samu sin exagerado peligro y Oinatz Aulestia proseguía como mero espectador cuando el trencilla expulsa Anaba por doble amarilla, incomprensible. Con 10 las opciones de voltear la dinámica parecían más utópicas si cabe y para colmo de males arribó el 0-2 en el 37 cuando Tete amortizó un error de Chema Antón para batir en vaselina a un adelantado Sergio Moya.

En la continuación, el Eldense, con 10, tenía muy complicado soñar con la proeza pero al menos tuvo momentos de cierta lucidez ofensiva. Como viene sucediendo en estos albores de la campaña se sucedían los disgustos para el Deportivo, por cuanto en el 55, el ariete Samu se tiene que retirar con molestias en el hombro. Poco después Ruben Jurado, cuando mejor estaba el Eldense, materializó el 0-3 en posición más que dudosa y tras sortear a Sergio Moya. En el 69 Alex Jimenez disparó flojo a las manos de Aulestia y en el 73 Manu Gavilán fabricó la mejor jugada local de todo el choque y tras un sombrero, remató y Aulestia desvió a corner.

Los últimos minutos fueron horribles para el Eldense. En el 86 Urzaiz, que se había mostrado solvente durante buena parte del compromiso, pifió y Ruben Jurado anotó el 0-4 y un minuto después se fraguó el repóker visitante con el tanto de Marcel que empujó junto al poste un tiro del propio Jurado.

Por entonces bastantes espectadores ya habían abandonado el estadio y el silbido final dio paso a la pitada de la hinchada del Deportivo Eldense que se indignó por el bajísimo rendimiento de su escuadra: 0 puntos en 9 confrontaciones.