Las Provincias

El Muro deja herido de gravedad a un Torrevieja sin definición

Minuto de silencio antes de iniciarse el partido, en memoria del presidente de honor.
Minuto de silencio antes de iniciarse el partido, en memoria del presidente de honor. / C. D. Torrevieja
  • El árbitro señala hasta tres penaltis y expulsa por doble amarilla a Vicente Boix, que deja con diez al equipo local

Cuando más esperanza había en el Torrevieja para confirmar el resultado de Buñol y continuar con una reacción salvadora, el equipo salinero recibió ayer un terrible golpe para sus aspiraciones. Aunque pudo decidirse en cualquiera de sus fases, tanto favorables como adversas, la carencia más grave volvió a estar en el puesto de central, pues ni siquiera los que lo ocuparon -el debutante Dani Salazar y el lateral derecho Vicente Boix- habían jugado ahí esta temporada. Desde el principio el Muro se aprovechó de la falta de coordinación de la zaga local para plantarse una vez tras otra con peligro en las inmediaciones de Buba. Diego dispuso de dos ocasiones claras antes del penalti, tan discutido como los otros dos que se pitaron y uno en cada área que no se señalaron. La inexperiencia y la consecuente falta de expedición de los eventuales centrales locales, además de la acumulación de tarjetas, hicieron sufrir en extremo al equipo. Cada pase largo se convirtió en un calvario. Ramis, Álex Torrella y de nuevo Alberto dispondrían de las siguientes oportunidades para ampliar la diferencia a favor de los mureros. Lo mejor para el Torrevieja al descanso era que sólo perdía por la mínima.

En la reanudación pudieron cambiar las tornas. Al no haber rematado la faena, el Muro pasó apuros para aguantar las acometidas de orgullo de los torrevejenses. Una de las jugadas fue la ocasión de Hugo Salamanca, que en boca de gol remató al travesaño . A los salineros les costó hilvanar jugadas, pero no cejaron en su empeño y se mostraron seguros de que, aunque su esquema empezaba a descomponerse, les llegaría la ocasión. Lewis lanzó a Matheus, que se plantó solo ante Francesc, pero rechazó el disparo con el pie. Y al minuto siguiente, una polémica segunda tarjeta amarilla a Vicente Boix dejó al Torrevieja con diez.

Echaron el resto los blanquiazules, ya sin nada que perder. En uno de sus ataques, el colegiado indicó penalti a Lewis. Como cuatro días antes, el capitán asumió la responsabilidad para empatar desde los once metros. Se abrió un encuentro distinto, pues todo parecía posible. Pero con lo que no se contaba era con otra pena máxima. De nada valieron las protestas y Alberto volvió a adelantar a los suyos. a poco de sacarse de centro, Johnny dio la puntilla. Costaba ver al final a los blanquiazules, después del esfuerzo, recibir el golpe de esta derrota.