Las Provincias

Francis Mojica, durante su intervención en Biospain, donde habló de las CRISPR.
Francis Mojica, durante su intervención en Biospain, donde habló de las CRISPR.

Mojica: «Nunca ha habido un futuro más claro para la edición de genomas»

  • El considerado 'padre' de la herramienta CRISPR, que permite editar genomas, ha destacado que permitirá poder afrontar enfermedades genéticas «con mucha más facilidad»

El candidato a Nobel de Medicina y Química Francis Mojica ha indicado a EFE que "nunca ha habido un futuro más claro" para la edición genómica como ahora, cuando en "muchísimo laboratorios" se editan a diario genomas de animales, de células humanas y de plantas, "con una eficacia fantástica".

El considerado 'padre' de la herramienta CRISPR, que permite editar genomas de manera sencilla y manipular ADN de plantas, animales y humanos, ha participado hoy en Valencia en el segundo congreso nacional de la Asociación de Comunicadores de Biotecnología, BioComunica16.

El también profesor de la Universidad de Alicante ha destacado que continuamente están apareciendo nuevos artículos en los que se mejora cada vez más una herramienta que "ya es muy buena" para editar genomas, y ha augurado que "al final van a llegar a pulirla con un brillo que nos va a deslumbrar a todos".

"No es cuestión de decir que va a curar enfermedades en humanos, pero está claro que está permitiendo avanzar tan rápidamente en el estudio de enfermedades que, aunque no se usen directamente estas herramientas como agente terapéutico, permitirán conocer bien cuáles son las causas de la enfermedad y cómo progresan", ha añadido.

Mojica ha destacado que conocer toda esa información permitirá poder afrontar enfermedades, genéticas fundamentalmente aunque no de forma exclusiva, "con mucha más facilidad, como nunca antes, desde luego".

"Cualquier defecto genético que sea causa de una enfermedad, un transtorno, se puede en principio estudiar con estas herramientas, y quizá en un futuro tratarlas", asegura el investigador, que destaca que ahora mismo se están llevando a cabo ensayos clínicos en humanos en Estados Unidos y en China.

En esos ensayos se busca, ha explicado, reprogramar o dirigir células humanas de nuestro sistema inmune, modificadas con estas herramientas CRISPR, para que vayan contra células tumorales y destruyan el tumor.

Mojica rechaza poner plazos para esos resultados, pues aunque se va "muy rápido", los ensayos clínicos requieren mucho tiempo, podrían salir mal y además está la cuestión de las patentes, que está haciendo más lento el asunto "y puede tardar años en arreglarse".

El microbiólogo asegura que no se considera "en absoluto" el "padre" de la técnica CRISPR: "uno de los investigadores pioneros en el campo de la investigación CRISPR, no creo que nadie lo pueda negar, ahí sí me siento a gusto, pero no más allá", añade.

Según explica, le gustaría que se le recordara como uno de los que contribuyó durante muchos años, "desde el principio prácticamente", al conocimiento de estos sistemas y al descubrimiento del funcionamiento inmunológico de la bacteria.

Mojica asegura que una de las "muchísimas cosas buenas" de esta técnica es que está incentivando mucho la investigación en microorganismos para buscar otras herramientas semejantes que seguramente tendrán bacterias que todavía están por identificar.

El investigador ha reivindicado que hace falta hacer investigación básica y ha explicado que sigue trabajando en el estudio de la primera fase de la inmunización, en cómo los procariotas son capaces de mantener una memoria de invasores y después, en posteriores invasiones de estos virus que invaden a la bacteria, reconocerlos y destruirlos.

Indica que es "muy cabezota" y durante años ha insistido en una investigación que comenzó en 1992 y que "al final salió bien", cuando a lo mejor "podía haberse quedado simplemente en una curiosidad", y destaca que en el desarrollo de la técnica CRISPR no ha participado directamente.

Así, explica que la participación de su grupo de la Universidad de Alicante ha estado siempre dentro de la microbiología, es decir, descubrir para qué servían estos sistemas en sus estados naturales y participar en la caracterización de cómo lo hacían, y luego otros desarrollaron la técnica utilizando algunos componentes de estos sistemas.