Las Provincias

El Barranco de las Ovejas, de vertedero a sendero ambiental

fotogalería

Una niña camina por el sendero ubicado junto al Barranco de las Ovejas. / Álex Domínguez

  • El Ayuntamiento inaugura el jueves un recorrido señalizado que pone en valor la flora y fauna del paraje para que lo visiten los colegios y vecinos

La colaboración de distintas administraciones está a punto de conseguir que el Barranco de las Ovejas deje de ser conocido por su mal olor, sus vertidos y aguas estancadas y empiece a verse como un paraje con valor medioambiental.

La Conselleria de Agricultura hizo un gran aporte con las obras de ampliación del cauce en su parte final, que evitan que el agua se encharque y reducen el riesgo de que se desborde en episodios de lluvias intensas. Costó mucho más tiempo del previsto, pero finalmente se ejecutaron. Además, Aguas de Alicante ha reclamado a la Entidad Pública de Saneamiento de Aguas Residuales (Epsar) obras definitivas que acaben con los problemas puntuales de vertidos residuales al barranco y el Gobierno central aprobó fondos para mejorar la capacidad predictiva ante situaciones de avenida e inundaciones. Instalarán algún punto de control SAIH con pluviómetro.

Ahora, el Ayuntamiento de Alicante va a poner su granito de arena con la apertura de un recorrido medioambiental que pondrá en valor la flora y la fauna del entorno, así como la importancia de la propia infraestructura para canalizar las aguas.

Este recorrido, que se inaugura el próximo jueves, surge de la Asociación de Vecinos Gran Vía Sur y de los colegios e IES de la zona, el Mare Nostrum, El Palmeral y Benalúa. Propusieron a la Concejalía de Medio Ambiente la posibilidad de desarrollar actividades que revalorizaran el Barranco, que siempre ha sido visto como algo más negativo que positivo, sobre todo por los malos olores.

El concejal del ramo, Víctor Domínguez, explica que esta situación de malos olores ha mejorado mucho con las obras ejecutadas y que es el momento de que los vecinos puedan disfrutar del paraje, que tiene un interesante valor medioambiental. Concienciarse de este valor colaborará también, entienden, a que no se viertan basuras en el cauce o el entorno.

Para ello se ha ideado un recorrido, con varios postes informativos acerca de la flora y la fauna del entorno, que son, dice Domínguez, «grandes desconocidos». Explican las aves que anidan en la zona, las especies vegetales y también «la importancia de la canalización del agua para la vida de la ciudad», apunta. Es una labor de difusión y de concienciación.

Los primeros en recorrerlo, el jueves, serán los alumnos de los colegios de la zona. La idea es que después los centros organicen visitas. Por la tarde se ha invitado a los vecinos.

«El Barranco ha sido siempre visto como un vertedero y, aunque todavía hay problemas puntuales que resolver, con las obras de ampliación del cauce la situación ha mejorado muchísimo», expone el concejal. «Es el momento de que lo pongamos en valor y lo demos a conocer», añade.