Las Provincias

LA GASTROTECA DE FÉLIX

'Amasable', la definición de identidad gastronómica

El gran problema de los restaurantes hoy en día es que no tienen identidad. Locales hay muchos. Pero que transmitan una historia, tengan un objetivo definido y sepan transmitirlo, hay pocos. Cuando me encuentro uno así, me encanta contarlo. Así que hoy te presento lo que ofrece Amasable, un nuevo local en la calle París de Alicante. El nombre te da la pista necesaria para saber el denominador común en su carta: las masas. Masas trabajadas de muy diferentes maneras para poder abarcar una oferta completa desde el desayuno hasta la cena. Y todo, siguiendo dos caminos paralelos: artesanal y saludable.

La idea la tenían clara los propietarios: montar una pizzería. Pero cuando no lo tienes todo bien atado, lo mejor es dejarte aconsejar. Y ahí contaron con la ayuda del mejor para dotar de identidad al local: el cocinero/formador/asesor David Ariza. Si quieres hacer pizzas, hazlas, pero dótalas de algo diferenciador y, como no podía ser de otra forma con David, poniendo en valor el producto local. Y como la identidad empieza en los ingredientes, todas las masas están hechas con harina ecológica del Rincón del Segura y agua de mar, que aporta todas sus propiedades organolépticas y minerales a las masas.

La carta es sencilla. Pocos platos con pocos ingredientes, pero de mucha calidad, para definir perfectamente los sabores. Algunos entrantes son el hummus de garrofó o el de guisantes, la tabla de quesos artesanos y la crema de queso para dipear o el bocadillo de sardinas. También puedes elegir entre varias ensaladas, como la original de lentejas o la de tomate (con cuatro tipos distintos: laminado, pasificado, cherry y en aceite).

Como plato fuerte, en primer lugar cuatro pizzas distintas. Una de ellas, la de cecina de buey con una salsa de tomate casera con un sabor dulce espectacular, acompañada de queso de cabra y rúcula o su versión de 4 quesos (con mozzarella, queso de cabra servilleta, queso de tomate y orégano y queso de pimentón). Entre las carnes, el secreto ibérico o la hamburguesa de ternera gallega. Y en los pescados es donde encontrarás más variedad ya que, dependiendo del día, tendrás una opción de pescado blanco y otra de azul, siempre con pescado de descarte y según lo que haya en el mercado.

En los postres, una ensalada de frutas pasificadas con helado de vainilla, un postre con chocolates Valor impresionante o un tartar de queso de cabra al horno con helado de fresa. Todo esto se completa con un menú diario de 16 euros.

Enumerado así, suena muy bien, pero no cuenta todo lo que hay detrás. Porque hay que explicar que los quesos usados son los artesanos de La Loma de Elche, hechos con leche cruda de oveja.

Que la hamburguesa de buey es de ternera cachena gallega, traída directamente por un pequeño distribuidor gallego, que cría estas reses para evitar la extinción de esta raza. O que los helados son de Rubén Alvarez, artesano heladero y chocolatero de Novelda. Además que los aceites, cervezas y vinos son también locales. Y por rizar el rizo, puedes optar por su agua aromatizada o por sus licuados con agua de mar.

Todo esto es dotar de una auténtica identidad gastronómica a un local. Que todo te hable de lo mismo. Que todo tenga un sentido. Y como dice una de las acepciones de la RAE para la palabra identidad, es la «conciencia que una persona tiene de ser ella misma y distinta a los demás». Pues en Amasable lo han conseguido.