Las Provincias

El pentapartito propone alcanzar un acuerdo para la reducción del IBI

  • Los diferentes grupos municipales comienzan las reuniones para confrontar propuestas que supongan modificar el impuesto

Los diferentes grupos políticos que han realizado propuestas para modificar el Impuesto de Bienes Inmuebles comenzaron ayer a mantener una serie de reuniones a instancias del concejal de Hacienda, José Hurtado, de cara a alcanzar un acuerdo intermedio que pueda comenzar a aplicarse a partir del 1 de enero del próximo año.

Sobre la mesa se han puesto todas las propuestas que han sido presentadas hasta ahora, comenzando con la que hizo el grupo municipal del Partido Popular en septiembre del pasado año y que fue tomada en consideración por el Pleno. Esta marca una reducción del tipo de gravamen del impuesto aplicable al mínimo legal, del actual 0,443 al 0,4%, así como el aumento de los límites de los valores catastrales, al efecto de la aplicación de las bonificaciones a las familias numerosas en más de un 5%.

También el grupo municipal de Izquierda Unida propuso en octubre del pasado año la aplicación de un recargo del 10% para los inmuebles de uso residencial desocupados permanentemente, además de una rebaja del 5% para aquellos sin tipo diferenciado, junto a distintas modicaciones de entre el 50 y el 90%. Otra de las que forman parte del debate iniciado ayer es la realizada por la portavoz adjunta de Ciudadanos, que señala una reducción de entre el 3,7 y el 4% en el tipo de gravamen. También se incluye del resto de grupos municipales la propuesta realizada de cara a la elaboración del presupuesto del 2017 de una rebaja del 5% en el tipo de gravamen, la cual ya fue remitida al Ministerio de Hacienda como un avance del presupuesto del año próximo.

Como consecuencia de todas las aportaciones el gobierno municipal propone realizar una reducción progresiva hasta el año 2019, valorando la merma de ingresos entre 1,13 y 2,96 millones de euros. Con el fin de que no afecte a partidas como la del incremento de plantilla, a los gastos voluntarios y mejora de servicios obligatorios así como a las inversiones financiadas con recursos ordinarios prevé una reducción del 3,7% en 2017, del 5% en 2018 y del 9,7% en 2019, que sería cuando se alcanzaría el tipo de gravamen del 0,4 tal y como pide el PP.

También se proponen una serie de bonificaciones para familias numerosas y por sistemas de aprovechamiento solar con la salvedad de que si se incumple la regla del gasto en la liquidación del ejercicio del 2016 las reducciones se retrasarían hasta volver a entrar de nuevo en los límites legales.

En la primera reunión que se celebró ayer no se alcanzó ningún acuerdo y seguirán con un nuevo encuentro que tendrá lugar el lunes.