Las Provincias

El Consistorio quiere aliviar la presión fiscal de los vecinos con una revisión catastral

El alcalde de Algorfa, Manuel Ros, en su comparecencia.
El alcalde de Algorfa, Manuel Ros, en su comparecencia. / J. A.
  • Solicitará la bajada del tipo impositivo del IBI «que el PP pidió para paliar la grave situación económica municipal», asegura el primer edil

El Ayuntamiento tiene intención de pedir al Ministerio de Economía que haga una revisión del Impuesto de Bienes Inmuebles al que han hecho frente los vecinos hasta primeros de este mes. Así lo indicó ayer el alcalde, el socialista Manuel Ros, que piensa dirigir un escrito a la Dirección general de Catastro para que el organismo efectúe una rebaja del tipo impositivo del mismo, ya que precisó está situado en un coeficiente del 0,95% «lo que supone que cada vecino paga el doble que cualquier otro de la Comunitat Valenciana».

El primer edil argumentó que es consecuencia de la revisión de los valores catastrales que se hizo en la legislatura pasada por parte del PP y que implica tener que soportar una subida hasta el 2023 del 10% «para tener más ingresos fruto de su desastrosa política económica durante dieciséis años por lo que los vecinos lo pagan más alto que los de Almoradí o Torrevieja, por ejemplo».

Ros enlazó estas críticas con la herencia recibida del anterior equipo municipal y recordó que desde el 2009 al 2014 los gobiernos populares de Antonio Lorenzo llevaron a cabo hasta cuatro planes de ajuste para el pago a proveedores lo que implicó meterse en una sucesión de préstamos e incluso que ese último año a uno de 1,3 millones de euros se le amplió el periodo de amortización a veinte años «con lo cual se incrementan los intereses». Asimismo dijo que desde que gobierna el PSOE se ha conseguido adelantar un pago de 575.000 euros a los que se pretende sumar otro de 477.000 euros antes de fin de año y con ese argumento pedirá a Catastro que tienen capacidad para cumplir con las exigencias del ministerio y se pueda rebajar la presión fiscal que soportan los vecinos a los que se remitirá una carta explicando el motivo por el que pagan un IBI elevado.

De igual modo el alcalde indicó que para compensar esa subida del IBI impuestos como el de construcciones, tasas municipales por uso de instalaciones deportivas o las escuelas infantiles, junto al impuesto sobre fincas rústicas, no se revisarán al alza.