Las Provincias

El chopo ilicitano de la Glorieta candidato a mejor árbol.
El chopo ilicitano de la Glorieta candidato a mejor árbol. / G. P.

El chopo ilicitano de la Glorieta, candidato a Árbol Europeo 2017

  • El ejemplar de Populus euphratica, álamo del Éufrates o pollancre d'Elx, es hembra y cuenta con 35 años de antigüedad y tiene 10 metros de altura

El ejemplar de chopo ilicitano existente en la Glorieta es uno de los nueve candidatos a ser Árbol Europeo 2017 en el concurso organizado por Bosques Sin Fronteras y diversas asociaciones, según informó ayer el Ayuntamiento. En el 'Árbol Europeo del Año', a diferencia de otros concursos, no es importante la belleza, el tamaño o la edad sino la historia y la conexión con las personas. Este certamen tiene como finalidad destacar los árboles viejos como un importante patrimonio natural y cultural a apreciar y proteger.

El ejemplar de Populus euphratica, álamo del Éufrates o pollancre d'Elx , comúnmente conocido como chopo ilicitano, enclavado en la Glorieta es hembra y cuenta con 35 años de antigüedad y tiene 10 metros de altura.

Se trata de un hijuelo trasplantado hace tres décadas y procedente de una arboleda centenaria alineada en un tramo de ambas riberas de la Acequia Major del Pantano, en el paraje de l'Aigua Dolça i Salà. En ese lugar se conservan las últimas poblaciones de este árbol que se conservan en el término municipal.

La curiosidad de esta especie es su amplia diversidad foliar, según destacó el concejal de Medio Ambiente, Antonio García, quien anima a la ciudadanía a depositar su voto en la web http://arboleuropeo.es/ y llevar este árbol significativo a esferas europeas.

El interés científico de esta especie se debe a su rareza botánica, ya que solo se conoce naturalizada desde antiguo en las poblaciones de Elche y Abanilla (Murcia), con similares características edafoclimáticas y vegetales.

Además, comparte importantes asentamientos de la época de dominación árabe y los palmerales heredados con su cultura de oasis asociada, sistema de riego o tradiciones agrícolas.

«Este ejemplar se halla situado en un hábitat excepcional, en concreto en una ubicación urbana emblemática que lo hace merecedor de esta distinción», añade el edil. Ayer, el chopo ilicitano se encontraba en sexta posición en las votaciones, superado por un pino cascalbo de Ávila; una haya de Altzo (Guipuzkoa), un tejo de Bermiego (Asturias), un árbol del Hierro de Cádiz y el Roble Grande de la Solana (Cáceres).