Las Provincias

Patrimonio abogó hasta en cuatro informes por proteger el Mercado

  • Un colectivo vecinal denuncia que el tripartito y el anterior gobierno del PP han desoído los consejos de la conselleria de catalogar el edificio

La Inspección de Patrimonio Artístico de la Conselleria de Cultura ha solicitado al Ayuntamiento, hasta en cuatro ocasiones, que proteja el edificio del Mercado Central por su importancia arquitectónica. Así lo indicaron ayer desde un colectivo ciudadano que se opone al proyecto de nueva construcción del inmueble, cuyos integrantes aseguran que, hasta el momento, el consistorio ha desoído dichas recomendaciones.

A través de un comunicado, estos vecinos destacan que los dos primeros informes se redactaron en 2012, durante la anterior legislatura del PP, con motivo del Plan de Reforma Interior (PRI) del Mercado Central, el documento urbanístico presentado por el Ayuntamiento para posibilitar la ejecución del proyecto.

En ellos, el departamento autonómico dejaba claro que el edificio «con diferencia, es el de mayor importancia arquitectónica de esta parte urbana». Además apuntaba a que debería estar en el catálogo urbanístico, un «hecho que no sucede».

Asimismo recuerdan que en su día los populares manifestaron que el informe de Patrimonio «no era vinculante» y que la recomendación, en la que se atendía a la Ley de Patrimonio, era de «imposible cumplimiento, porque supondría la no realización de la importante actuación en materia de regeneración urbana del casco histórico tradicional que plantea el Ayuntamiento con la tramitación del Plan de Reforma Interior del Mercado Central».

En cuanto a los otros informes, estos han sido remitidos desde Inspección de Patrimonio Artístico durante la presente legislatura, gobernada por el tripartito. Señalan que en agosto de 2015, con la presencia del nuevo gobierno municipal y autonómico, el colectivo ciudadano pidió al Ayuntamiento la declaración del edificio del Mercado como Bien de Relevancia Local (BRL) y, al mismo tiempo, solicitó a la Conselleria de Cultura a que le instase a iniciar este procedimiento, de competencia municipal.

El último, de mayo

Según apuntan, la respuesta volvió a incidir en la importancia de que «el edificio contara con catalogación municipal, siendo por tanto competencia del Ayuntamiento realizar su inscripción en el Catálogo de Bienes y Espacios Protegidos».

Sobre el último informe, puntualizaron que es del pasado mayo, tras la petición efectuada por el gobierno local para que Patrimonio se pronunciara acerca de los bienes patrimoniales afectados por el proyecto del nuevo Mercado Central. Sin embargo, tampoco ha sido incluido.

El colectivo insiste en que, ya sea por su inscripción en el Catálogo de Edificios Protegibles o su declaración como Bien de Relevancia Local, la iniciativa de protección le corresponde al consistorio, aunque en este segundo caso la Conselleria de Cultura puede llegar a aplicar el procedimiento extraordinario que regula estas declaraciones, como hizo en el caso de los Baños Árabes.