Las Provincias

Los vecinos del PAU 2 reclaman el centro de salud que esperan desde hace 16 años

Terrenos municipales en el PAU 2, en Cardenal Francisco Álvarez, donde se preveía construir un centro de salud.
Terrenos municipales en el PAU 2, en Cardenal Francisco Álvarez, donde se preveía construir un centro de salud. / Alex Domínguez
  • En los planos originales del sector ya aparecía la reserva de suelo para esta dotación y de 2006 a 2012 se llegó a presupuestar, pero luego desapareció

Los vecinos del PAU 2 han retomado con fuerza una vieja reivindicación, con la esperanza de que los nuevos equipos de gobierno del Ayuntamiento y la Generalitat les den mejor resultado. Se trata de la construcción de un centro de salud en la calle Cardenal Francisco Álvarez, comprometida desde 16 años y todavía sin ejecutar.

El secretario de la Asociación de Vecinos del PAU 2, Miguel Gracia, se reunió hace unos días con la concejal de Sanidad, Sonia Tirado, para pedirle que medie con la Generalitat y exija el equipamiento.

«Queremos el centro de salud y lo queremos ya. Estamos hartos de esperar», expone Gracia. Que advierte de que lo van a pedir «por las buenas» pero que si no reciben respuesta pronto, iniciarán protestas.

Explica que el centro debería dar servicio al PAU 2, al PAU 1 y a San Agustín. Actualmente acuden al centro de salud de San Blas que, dicen, «está saturado».

Al encuentro con Tirado acudieron con un amplio dossier que recopila la historia de compromisos incumplidos que arrastra este equipamiento.

Y en el que adjuntaba numerosos ejemplos de artículos de prensa en los que dos de los actuales miembros del equipo de gobierno, PSOE y EU (ahora dentro de Guanyar) se comprometían en campañas electorales a ejecutar el centro y utilizaban el incumplimiento de Sanidad como arma de oposición, para criticar al PP.

«Ahora que gobiernan ellos, tienen que ser coherentes y hacer lo que siempre han defendido que hay que hacer», apunta Gracia.

La concejal de Sanidad les pidió que le remitiesen toda la documentación que tienen y se comprometió a trasladar su reclamación a la consellera del ramo, Carmen Montón, en una reunión que tienen prevista para dentro de dos semanas.

Este centro de salud ya estaba contemplado en los planos iniciales de desarrollo del PAU 2. Así se lo vendieron las administraciones a los promotores y estos a los compradores de las viviendas, hace 16 años.

Sin embargo, a última hora decidió cambiarse por un equipamiento social, en concreto, un centro de Proyecto Hombre. El barrio entero se movilizó en contra de este centro, al sentirse estafado con el cambio de equipamiento, y reunió firmas. Los promotores amenazaron incluso con demandar al Ayuntamiento por fraude. La presión acabó por hacer que el Consistorio se llevase el centro de Proyecto Hombre a Aguamarga y la parcela quedó sin construir.

En 2005, tras la insistente demanda de los vecinos, la Conselleria de Sanidad incluyó este centro de salud en el mapa sanitario. Planificó un equipamiento de 4.364 metros cuadrados y en 2006 se le consignó un presupuesto.

Sin embargo, no llegó a ejecutarse ni en ese año, ni en los siguientes. Y eso que hasta 2012 estuvo incluido, cada año, en los presupuestos. Desde entonces ni siquiera se molestaron en consignarlo.

En 2009, los vecinos realizaron una nueva intentona de desbloquear la situación, dirigieron preguntas dirigidas a la Conselleria y desde allí les contestaron que se había evaluado la parcela, cedida por el Ayuntamiento, pero que no era apta porque presentaba un desnivel de más del 10%. Señalaba entonces la Generalitat que estaba a la espera de que el Consistorio les cediese otra. Sin embargo, esta explicación no convence a los vecinos, que defienden que ese desnivel es perfectamente salvable. «Si no lo fuese, habría municipios donde no se podría construir nada», exponen.

El centro del PAU 2 no es el único comprometido y pendiente de construcción. Le pasa lo mismo al de Garbinet y el de Condomina, demandados desde hace años. El de Benalúa empezó finalmente a construirse a mediados de 2014, pero todavía no ha abierto sus puertas. Se han dado los primeros pasos para instalar uno también en la playa de San Juan.