Las Provincias

Las partidas piden ayuda a Espuch para recuperar las líneas escolares suprimidas

Vecinos de La Alcoraya, Cañada del Fenollar y Fontcalent afectados por la supresión, por parte de la Conselleria de Educación, de dos líneas de transporte escolar, se reunieron ayer con la concejal del ramo, María José Espuch, para trasladarle su problema y pedirle una solución.

La situación afecta a 30 alumnos, 16 de Primaria y 14 de Secundaria, que viven en las partidas pero asisten a colegios e institutos en San Vicente del Raspeig. Este año, la Conselleria les ha quitado sin previo aviso el servicio de autobús escolar. En el caso de los alumnos de Primaria, el motivo es que desde que los colegios dejaron de ser considerados comarcales y, por tanto, la Conselleria no está obligada a garantizar el transporte hasta ellos desde otros municipios. Hasta el año pasado, había alumnos que mantenían el derecho porque se lo concedieron antes de esta medida, pero este año ya no están y se ha dejado a los demás sin línea.

En el caso del instituto, el problema es que son 14 alumnos y el mínimo establecido para crear una línea es de 15.

Sea por lo que sea, el caso es que los padres denuncian que se han encontrado de pronto sin transporte escolar y tienen que llevar a sus hijos en coche. También afecta a los alumnos de San Vicente que viven en los barrios de los Manchegos y El Tubo.

Según explicaron después los vecinos, la concejal de Educación señaló que aunque la competencia es de la Conselleria, va a trabajar en colaboración con la Concejalía de Educación de San Vicente para buscar una solución a corto plazo para restaurar el transporte escolar y a largo plazo para resolver la escolarización de las partidas rurales.

La construcción del colegio previsto en Cañada del Fenollar comenzará, según les informó, en el segundo semestre de 2017. Pero hasta entonces tendrán que buscar una solución temporal al problema.