Las Provincias

Hacienda congela el IBI y sube un 33% la tasa de los mercados

  • Los ciudadanos podrán fraccionar el pago del impuesto en cinco partes, dos más de las que se permitían durante el actual ejercicio

La Concejalía de Hacienda ha decidido reducir en un cinco por ciento el tipo del Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) de la ciudad de Alicante para compensar la subida marcada por la Unión Europea para el catastro en las grandes ciudades. De esta forma, el recibo se mantendrá congelado, un año más, en 2017.

El incremento del catastro viene motivado porque el precio debe ser al menos el 50 por ciento del precio de mercado, lo que obligaba a subir el tipo un 5 por ciento este año. Además, se ha acordado incorporar dos modalidades más de fraccionamiento del pago de este impuesto, en cuatro o cinco pagos. Este año se introdujo la posibilidad de pago fraccionado, pero el máximo era en tres veces.

Por otro lado, la Junta de Gobierno Local aprobó ayer una modificación de las ordenanzas fiscales que regulan dos tasas, la del alquiler de los puestos de los mercados municipales y la de la concurrencia a las pruebas selectivas para el ingreso de personal a la Agencia Local de Desarrollo.

En el primer caso, la tasa sube un 33%. Los puestos simples de Benalúa, Carolinas y Babel pasan de un alquiler de 28 euros al mes a 32 euros y los del Mercado Central a 34 euros.

Fuentes del equipo de gobierno explicaron ayer que la medida se toma porque las tasas estaban «desfasadas» y el Ayuntamiento «perdía dinero, dado que se tiene que ocupar de la limpieza, mantenimiento y seguridad de los mercados». Al margen del alquiler, los puestos deben pagar también su concesión.

También se ha hecho, apuntan, «para equipararlas a las de otros municipios similares». Se ha consultado a los concesionarios, que, dicen, «han entendido que estaban desfasadas y que la actualización era necesaria».

Respecto a las tasas por concurrir a un puesto de la Agencia Local, el portavoz municipal, Natxo Bellido, aclaró ayer que también estaban «desfasadas» hasta el punto de que en la ordenanza aparecían todavía «en pesetas» y que ahora se han equiparado a las pruebas del Ayuntamiento. La mayor subida ha sido del 40%.