Las Provincias

Celebrar y reivindicar

Una nutrida representación de la ciudadanía ilicitana se dio cita el domingo para conmemorar y celebrar el 9 d'Octubre, Día de la Comunitat Valenciana. Acto que fue presentado por Mayte Vilaseca, con su proverbial profesionalidad, que fue abierto con la interpretación del Himno a Elche, por la Banda Sinfónica Ciudad de Elche, bajo la dirección de Gabriel Ramón Rocamora.

De entrada, la actuación del grupo de Danses Típiques Il·licitanes, con dos interpretaciones, 'Les danses d'Elx' y 'El Peu Xafat', que se merecieron el caluroso aplauso de la concurrencia. Y ya seguidamente, la entrega de los premios literarios Ciutat d'Elx a Jordi Ortiz i Casas, narrativa, y Montse Assens y Anna Rispau, poesía, y las distinciones la Asociación de Voluntarios de Ayuda a Enfermos del Hospital, las entidades colaboradoras de la Fireta del Camp d'Elx, con las consiguientes palabras de agradecimiento por parte de los representantes de las mismas, y el Ram d'Or póstumo a nuestro entrañable compañero y amigo Manuel Vicente Segarra Berenguer.

En este último apartado, la emoción subió muchos grados con la intervención del hermano del homenajeado, Matías, que tuvo que interrumpir varias veces la lectura de su escrito de agradecimiento, por el sentimiento que le embargaba y que naturalmente transmitió a los asistentes, poniéndonos a todos los asistentes un nudo en la garganta.

El acto finalizó con la interpretación del Himno a Valencia, con el acompañamiento vocal de algunos de los presentes. El alcalde, en el curso de su disertación, alternó el castellano y el valenciano, aprovechando la ocasión para plantear diversas reivindicaciones totalmente necesarias para nuestra ciudad.

Una celebración sin alharacas, pero muy significativa y cargada de compromiso político, social y cultural. Aunque obras son amores y no buenas razones, y eso es lo que demanda la sociedad, nuestra ciudad, para el normal y progresivo engrandecimiento, que siempre ha sido la norma a seguir por los ilicitanos, secundada por los miles de emigrantes que en el discurrir de los años han ido engrandeciendo a Elche.