Las Provincias

La Volvo Ocean Race cambiará sus reglas para permitir una mayor presencia femenina a bordo

  • Las reglas de la regata van a limitar los equipos masculinos a siete regatistas, uno menos que en 2014-15, y va a dar a los equipos mixtos una significativa ventaja numérica

La Volvo Ocean Race va a hacer un cambio importante en sus reglas para proporcionar a las mejores regatistas femeninas del mundo la oportunidad que les permita competir al máximo nivel de la vela oceánica en la edición 2017-18 de la Volvo Ocean Race, la Vuelta al Mundo por etapas.

Este ha sido el primero de una serie de diez anuncios que la Volvo Ocean Race va a efectuar durante las dos próximas semanas, las reglas de la regata van a limitar los equipos exclusivamente masculinos a siete regatistas, uno menos que en 2014-15, y va a dar a los equipos mixtos una significativa ventaja numérica.

Las posibles combinaciones de las tripulaciones para la edición 2017-18 serán: 7 tripulantes masculinos; 7 tripulantes masculinos y 1 o 2 femenino; 7 tripulantes femeninos y 1 o 2 masculinos; 5 tripulantes masculinos y 5 femeninos y 11 tripulantes femeninos.

Los equipos podrán cambiar las configuraciones de su tripulación de una etapa a otra durante la regata, que tendrá su salida desde Alicante en octubre de 2017 y visitará once ciudades alrededor del globo.

Pero, como sucedió en anteriores ediciones, los equipos deberán llevar los mismos tripulantes a bordo en las regatas In-Port (regatas costeras cortas) que en las etapas oceánicas, anterior o posterior. La única excepción es la de que un equipo que haga una etapa oceánica con 7 hombres podrá añadir una mujer para la regata costera.

El inglés Ian Walker, patrón ganador de la Volvo Ocean Race 2014-15 y medalla de plata olímpica, comentó: "Si las regatistas oceánicas quieren llegar a competir al mismo nivel que los mejores del mundo, necesitan entrenar y regatear con los mejores".

Ha añadido que: "Sería muy duro competir con sólo siete tripulantes en un Volvo Ocean 65 contra equipos de 8 ó 9. Esta nueva regla forzará casi seguramente a los equipos a contratar tripulantes femeninas, lo que creará una gran plataforma de aprendizaje".

El español Pepe Ribes, uno de los regatistas con más experiencia en esta regata, tras haber participado en cuatro ediciones, desvela su combinación predilecta: "Veo más factible un equipo con siete chicas y dos chicos, algo que puede llevar a las mujeres a ser mucho más competitivas, que un equipo de cinco hombres y cinco mujeres. Ojalá en el futuro el nivel de las mujeres aumente tanto que no sean necesarias estas reglas para que ellas formen parte de más tripulaciones oceánicas".

Este movimiento es una continuación del éxito del Team SCA sueco en la campaña 2014-15, que compitió con una tripulación exclusivamente femenina para acabar terceras en la general de las regatas In-Port y convertirse en el primer equipo femenino en ganar una etapa oceánica en 25 años.

"No se trata de bajar el nivel del deporte, como sugerirán algunos; al contrario, se trata de dar más oportunidades a las mejores regatistas femeninas del mundo de competir en términos de igualdad", ha señalado Marc Turner, director general de la Volvo Ocean Race.

"Navegar es uno de los pocos deportes en los que actualmente puedes tener equipos mixtos, y queremos tomar ventaja de ello, y también reflejar el creciente deseo de mayor diversidad en las empresas y, particularmente, del tipo de empresas que apoya a los equipos de regatas hoy en día", dijo.

La orensana Tamara Echegoyen, campeona olímpica en Londres en la clase Elliot (tripulación femenina), ha comentado al respecto que: "Las nuevas reglas son una gran oportunidad para mujeres regatistas que no tienen la experiencia suficiente para integrar un equipo de la Volvo. No solo por el hecho de hacer la Volvo en un barco, sino por poder aprender de regatistas con tanta experiencia. Se me ha abierto una puerta muy ilusionante al conocer esta noticia. Espero que salga adelante y se convierta en una realidad".

Para mí, es un reto personal porque siempre dije que uno de mis objetivos era convertirme en una regatista muy completa. En clases olímpicas he llegado a lo más alto con el trabajo de mis compañeras, y siempre fui partidaria de navegar en todo tipo de barcos. La Volvo siempre estuvo en mi cabeza, perdí un poco la ilusión porque sabía que era muy difícil entrar. Ahora me encantaría por lo menos probar si mis cualidades valen para este tipo de regata", ha finalizado.