Las Provincias

cd alcoyano

El Alcoyano aprovecha el drama del Eldense

Los jugadores del Alcoyano celebran uno de los goles locales, ayer, en El Collao.
Los jugadores del Alcoyano celebran uno de los goles locales, ayer, en El Collao. / CDA
  • Los locales ganan el derbi pese a jugar más de media parte con uno menos, se sitúan a un punto del líder Ebro y dejan al colista hundido

La calidad y la madurez alcoyanistas, aderezadas con un rosario de desprópositos en el bando visitante, posibilitaron que el derbi tuviera tonalidad blanquiazul. Los dos Deportivos midieron fuerzas desiguales sobre el verde de El Collao y ni siquiera la inferioridad numérica de los de Seligrat durante más de media parte fue un obstáculo para que el Alcoyano se coloque vicelíder a un solo punto del líder Ebro. El preparador anfitrión ubicó un once previsible, mientras que el visitante se vio obligado a variar por culpa de los contratiempos, hizo debutar en segunda B al arquero eldense Sergio Moya, colocó de titular al joven canterano Esteban Salazar, quien rayó a un alto nivel y dispuso un trivote en la medular que no terminó de carburar con Gavilán como un islote en vanguardia.

El clásico arrancó con el ariete petrerí David Torres causando estragos entre los dos centrales azulgranas. El centro delantero alcoyanista remató al travesaño en el minuto 14, cuatro minutos después el Alcoyano patea una falta lateral, Urzaiz rechaza de cabeza y el balón le queda a José García, quien remata de diestra mordida y el balón se aloja en las mallas sorprendiendo a Sergio Moya.

Al Eldense le costaba muchísimo ganar profundidad en tres cuartos de cancha. En el minuto 27 Manu Gavilán se queda completamente solo en las inmediaciones del área pequeña local pero su remate se marcha fuera cuando ya se cantaba gol, increíble. Tomás Ruso protesta la posición del atacante y recibe la primera amarilla, catorce minutos después comete una falta aparatosa y es expulsado por doble cartulina ante la indignación de la afición blanquiazul. Con el 1-0 se alcanza la pausa.

Tras el descanso, Mario Arqués sustituye a Jorge y en el minuto 50 anota, libre de marca, el 2-0. El Eldense reaccionó con una gran jugada del joven Esteban Salazar, quien combina con Manu Gavilán, el sevillano le devuelve de espuela y Esteban envía el balón a las mallas, era el segundo gol del Eldense en toda la campaña.

A partir de aquí, el Alcoyano se defendió con cierto orden, el Eldense atacó con exigua profundidad y no demasiada claridad de ideas pero todavía así Alcántara tuvo el dos iguales en el 78 pero su cabezazo salió fuera. David Torres seguía peleado con los centrales azulgranas en busca de sentenciar el choque. Para entonces ya se habían lesionado Juanjo y Esteban, los mejores del Eldense y Armero andaba renqueante.

El colectivo de Seligrat trató de anestesiar el derbi en los minutos postreros pero llegamos a un final loco en los últimos compases del clásico. Ángel amortizó una pifia de Heredia para establecer el 3-1, Urzaiz envía un centro lejano que se cuela en la portería alcoyanista frente a la pasividad del meta Marc Martínez y un jugadón de Manuel Gato, regateando a 4 jugadores visitantes, provoca el penalti que Jony transforma en el 4-2 definitivo.

Cuando el Eldense atacaba no daba miedo, cuando lo hacía el Alcoyano sí podía hacer gol en cualquier momento. El Alcoyano celebró el viceliderato y el Eldense lloró su octava derrota en ocho comparecencias ligueras, unos tanto y otros tan poco.