Las Provincias

fotogalería

Mollà corta los dátiles, que recoge Antonio García. / Matías Segarra

Arranca la campaña para comercializar los dátiles

Tras el melón de Carrizales y la granada mollar, el dátil fresco reivindicó ayer su protagonismo con el corte simbólico que dio el pistoletazo de salida a la campaña de comercialización de este producto. El acto, organizado por segundo año por Datelx, tuvo lugar en un huerto de la carretera de La Hoya y congregó a representantes políticos y de las principales asociaciones agrarias del camp d'Elx.

La campeona del concurso de trepa rápida de palmera, Jamila Buoceta, fue la primera en subirse a uno de los ejemplares para cortar un racimo y entregárselo al alcalde, Carlos González. Cogió el testigo la edil de Turismo, Mireia Mollà, que se estrenó como palmerera en este acto, pese a no tener experiencia, y en este caso recogió los dátiles su compañero de filas, el concejal de Medio Ambiente, Antonio García.

El presidente de Datelx, Pascual Urbán, anunció que la producción rondará los 3.000 o 4.000 kilos entre la decena de agricultores que forman parte de esta sociedad. Durante su discurso, recordó los inicios de la entidad y se refirió a las dos variedades de gran calidad que se reprodujeron en los laboratorios de la Estación Phoenix. Una labor que también resaltó el alcalde, Carlos González, quien indicó que «nos ha permitido grandes avances para tener dátiles de calidad con la reproducción in vitro».

García hizo hincapié en que «el dátil simboliza un patrimonio de la humanidad, es un producto vinculado a una cultura milenaria» y manifestó el compromiso municipal para contribuir a su promoción.

El acto contó con una degustación de productos elaborados a partir del dátil por parte de la Pastelería Patiño, el Restaurante Maitino y la panadería Las Bayas.