Las Provincias

Una rampa ajardinada mejorará el acceso al colegio Baix Vinalopó

fotogalería

El arquitecto municipal, de espaldas, y la edil Macià, muestran a los representantes del colegio el plano con la nueva rampa. / Matías Segarra

  • Operarios de los talleres municipales de empleo se encargarán de construir este paseo, que pondrá fin a una reivindicación histórica de los padres

Más de diez años llevan pidiendo los padres del colegio Baix Vinalopó una solución a los problemas de acceso al centro escolar. La entrada a las aulas se realiza por unas escaleras con una pendiente considerable, lo que conlleva serias dificultades tanto para los alumnos con movilidad reducida como para bajar los carritos de los más pequeños.

Una situación que tiene los días contados, ya que el Ayuntamiento ha dado con la fórmula para mejorar la situación y poner fin a esa reivindicación histórica, que ya se planteó a equipos de gobierno anteriores. Durante meses, los servicios municipales han estudiado el caso para realizar una actuación acorde con el entorno y ajustada a las necesidades. Los técnicos del consistorio descartaron la posibilidad de instalar un ascensor, una de las propuestas planteadas con anterioridad, entre otras cuestiones, al margen de las técnicas y económicas, porque esta alternativa tendría un uso muy limitado por su capacidad y solo solucionaría el problema en parte.

También se ha rechazado la posibilidad de una rampa junto a la escalera existente en el colegio, ya que debido a la elevada pendiente que tendría la misma no cumpliría con las medidas de seguridad recogidas en la normativa.

Por ello, la opción por la que se ha apostado desde los servicios técnicos del área de Urbanismo es por la construcción de una rampa junto a la ladera del río, situada al lado de los escalones que bajan hacia esa zona al final de la Avenida de La Comunitat Valenciana.

Este nuevo paseo, que estará ajardinado, se dividirá en varios tramos, de diferente longitud y tendrá una anchura aproximada de dos metros, con el fin de hacerlo lo más transitable posible y acabar con las dificultades de acceso al centro educativo. El camino llegará hasta el patio del colegio, aunque luego seguirá su trazado hasta el río, en el marco de un proyecto más amplio para mejorar esa zona.

Las obras de construcción de dicha rampa correrán a cargo de los operarios de los talleres municipales de empleo, dependientes del área de Promoción Económica, según indicó ayer la edil de Educación, Patricia Macià, quien comentó que la intención es que la obra pueda estrenarse el próximo curso escolar, aunque dependerá de los plazos de ejecución que se establezcan.

Reunión con los padres

Los detalles de estos trabajos y todas las cuestiones relacionadas con el trazado de este nuevo elemento se presentaron ayer por parte de la regidora y el arquitecto municipal, Julio Sagasta, que ha diseñado el proyecto, a la dirección del colegio y a un grupo de representantes de la asociación de padres y madres de alumnos. Todos ellos visitaron la zona donde se instalará la rampa y pudieron comprobar in situ de qué manera se hará accesible el centro escolar.

«Estaremos en contacto permanente con el director y las familias para trasladarles toda la información al respecto y los pasos que se vayan dando», indicó Macià, quien manifestó el compromiso del equipo de gobierno con el centro y señaló que una de las primeras acciones que esperan es la aprobación del taller de empleo que realizará las obras.