Las Provincias

Educación no garantiza comedor para el Virgen de Los Dolores aunque el Consistorio lo sufrague

Alumnos del Virgen de los Dolores ayer en el patio del colegio.
Alumnos del Virgen de los Dolores ayer en el patio del colegio. / F. A.
  • El regidor solicita mejoras en los tres centros de Primaria y la restauración de las grietas del instituto además de que cuente con aire acondicionado

El subdirector territorial de Educación, Toni Vaquer, no aseguró ayer que el colegio Virgen de Los Dolores pueda contar el próximo curso con servicio de comedor. El delegado de la conselleria no prometió esta mejora en el centro pese a que el Ayuntamiento se ofreció a financiar el proyecto. En la actualidad la administración municipal sufraga el traslado de todos los escolares a los otros dos colegios en autobús cada mediodía para que almuercen.

El regidor, Joaquín Hernández, invitó al delegado provincial a visitar los cuatro centros dependientes de la Conselleria para examinar las carencias de cada uno de ellos. Vaquer dijo que primero habría que analizar la situación del más antiguo del municipio, el Virgen de los Dolores. Los alumnos que se quedan al comedor acuden al Cardenal Belluga y al San Francisco ya que no dispone de él. Se trata de un centro construido en 1982 y es uno de los más vetustos de la Vega Baja. Con casi 35 años el edificio presenta problemas en los aseos y la instalación de agua. El propio Consistorio sufragó el pasado verano la creación de una sala de almuerzo para los niños que acuden al Belluga. En este sentido, Vaquer no concretó inversiones para el municipio si bien visitó la localidad para recabar peticiones y que Educación anote en su agenda la necesidad de actuaciones en la localidad.

El colegio con menos años de construcción, el San Francisco, también necesita, según la dirección y la Ampa, que se arreglen algunas zonas del patio que todavía cuentan con suelo de gravilla y se sustituya por otra superficie de hormigón.

No obstante, lo que más preocupa es el IES San Pascual, que fue uno de los institutos levantados en la última década, pero que «no está adaptado a la climatología de la comarca», comentó el alcalde. La falta de aire acondicionado provoca que los jóvenes soporten temperaturas que rondan los 40 grados centígrados en mayo y junio.

Temas