Las Provincias

Los cruceristas que salen de Alicante dejarán este año en la ciudad un millón de euros

Vista del buque de lujo 'Nautica', que hizo escala ayer en Alicante, desde el Castillo de Santa Bárbara.
Vista del buque de lujo 'Nautica', que hizo escala ayer en Alicante, desde el Castillo de Santa Bárbara. / Álex Domínguez
  • Este domingo parte el primero de los siete barcos que tienen el puerto como base, para 2017 se prevé que la cifra aumente a 20 y hay otra naviera interesada

La recuperación del puerto de Alicante como base para la salida de cruceros va a resultarle muy rentable a la ciudad. Aún es pronto para hacer cálculos globales de los ingresos que la salida de los buques supondrán, no solo para hoteleros y hosteleros, sino también para proveedores. Pero el Ayuntamiento ya ha calculado que, solo el gasto medio que realizarán los cruceristas este año rondará el millón de euros.

La compañía Pullmantur ha cerrado la salida de siete cruceros desde Alicante, el primero de ellos este mismo domingo. Se trata del buque 'Zenith', con capacidad para 1.800 pasajeros pero que, se estima, rondará los 1.200 en cada salida (tripulación aparte).

La concejal de Turismo, Eva Montesinos, y el asesor delegado de Comercio, Pedro de Gea, explican que está estipulado que cuando un crucero comienza y termina en la misma ciudad, el gasto por crucerista ronda los 150 euros. Ellos lo rebajan a 120, una cifra que, multiplicada por las salidas y el número de pasajeros, ofrece un gasto en la ciudad de algo más de un millón de euros.

A ello habría que sumarle el gasto que realice la tripulación y, lo más importante, el que la compañía realizará en la provisión de alimentos y distintos artículos necesarios para el viaje, así como en gasolina.

Todo un negocio, pues, para el Puerto y para la propia ciudad, que se quiere explotar al máximo ofreciendo a los cruceristas, tanto a los de salida como a los de escala, un elaborado programa de excursiones, para que se queden en la ciudad.

También se les hará entrega de información acerca de las cuatro rutas comerciales que ha lanzado el Ayuntamiento.

El problema, en el caso de los cruceros de salida, es que todos zarpan en domingo, día en el que, por el momento, no están abiertas más que las tiendas del entorno de Maisonnave.

En este sentido, Pullmantur y el Puerto se han mostrado abiertamente a favor de que la libertad horaria se extienda a toda la ciudad. De hecho, que las tiendas estén abiertas es una de las condiciones que puso la naviera para salir de la ciudad.

De Gea Explicó ayer que esta es también la intención del Ayuntamiento, siempre que «se respete la conciliación» y señaló que tendrá que decidirlo el Consistorio, con el consenso del Consejo Local de Comercio.

Si todo va bien, la naviera tiene pensado cerrar 20 salidas desde el puerto de Alicante para 2017, lo que multiplicaría los beneficios y afianzaría a la ciudad como puerto de base.

El jefe de la División de Cruceros de la Autoridad Portuaria, Juan Carlos López, avanzó, además, que están en conversaciones con otra naviera «muy importante» que estudia también fijar Alicante como base de algunos de sus cruceros.

Esta incorporación supondría un importante espaldarazo para el Puerto y para la ciudad, en un momento en el que las cifras están superando todas las expectativas. El director de operaciones de Costa Blanca Portuaria SL, Francesco Balbi, señaló que esperan cerrar este año con 110.000 cruceristas, que habrán llegado en 53 cruceros (siete de ellos con base en Alicante). De Gea apuntó que las previsiones son alcanzar los 140.000 o 150.000 en 2017.

La terminal de cruceros alicantina tiene capacidad para acoger muchos más, hasta tres al día, según explicó ayer Balbi, así que el margen de crecimiento es todavía enorme.

El delegado de Comercio resaltó que están creciendo «de una manera sorprendente» y que las provincias colindantes «por primera vez» miran hacia Alicante porque «todo el mundo quiere ir».

Destacó la importancia que tiene para la ciudad en materia de comercio y turismo la llegada de los cruceristas y explicó que, además, hay cruceros «de todo tipo». El que ayer atracó en la ciudad, el 'Nautica', de Regent Seven Seas Cruises, puso como ejemplo, era «de alta calidad», con un precio que ronda los 4.000 euros por persona durante una semana.

El 'Zenith' partirá de Alicante cada domingo, entre el 9 de octubre y el 20 de noviembre, para después dirigirse Civitavecchia, Livourne, Niza y Málaga, ocho días después, regresará a Alicante.