Las Provincias

vídeo

Personal de la UA sigue en directo el fallo del premio. / EFE

«Tarde o temprano se reconocerá la tecnología CRISPR en Medicina o Química»

  • El investigador de la Universidad de Alicante se ha pronunciado así segundos después de que la Academia de las Ciencias Sueca diera a conocer a los tres ganadores del Premio Nobel de Química 2016

Francisco Juan Martínez Mojica, profesor del departamento de Fisiología, Genética y Microbiología de la Universidad de Alicante, se ha mostrado convencido de que "tarde o temprano" se reconocerá la importancia de la tecnología CRISPR, que permite editar genomas de manera sencilla y precisa.

La tecnología CRISPR, que permite manipular el ADN de plantas, animales y humanos, es una herramienta molecular basada en un descubrimiento hecho por Mojica en bacterias.

Segundos después de que la Academia de las Ciencias Sueca diera a conocer a los tres ganadores del Premio Nobel de Química 2016, Mojica ha dicho que el reconocimiento de CRISPR llegará "en Medicina o en Química, no lo sabemos".

En declaraciones en "La Mañana La 1" de TVE, el investigador español se ha mostrado convencido de que "en la Academia son conscientes" de la importancia de CRISPR pero "esperarán probablemente a que se demuestre el éxito en terapia en enfermedades humanas para su reconocimiento en Medicina".

"La otra opción relacionada con CRISPR -ha añadido- es la posibilidad de que reconozcan el descubrimiento y la caracterización de un sistema de inmunidad adquirido en bacterias, lo cual no ha recibido nunca ningún reconocimiento en sí mismo de alto nivel digamos, y eso biológicamente es tremendo".

En una distendida entrevista en la que además celebró su 53 cumpleaños en directo, Mojica ha contado que cuando hizo el descubrimiento, fue a celebrarlo con varios amigos "con una copita de coñac" y que hasta unos días después no hizo la descripción detallada de su hallazgo.

El investigador español ha explicado que su investigación comenzó cuando sus directores de tesis le animaron a averiguar "cómo los microorganismos de las salinas de Santa Pola (Alicante) son capaces de vivir a altísimas concentraciones de sales y adaptarse a situaciones de concentración de sal variables".

"Al analizar los mecanismos del genoma de estos microorganismos hallamos unas secuencias que se repetían varias veces", un patrón "que no tenía mucho sentido pero que debía tener alguna función".