Las Provincias

Félix Cerdán dimite de presidente de la Cámara de Comercio

El presidente, Félix Cerdán (d), con Francisco Sánchez. :: a. a.
El presidente, Félix Cerdán (d), con Francisco Sánchez. :: a. a.
  • La entidad se encuentra en una delicada situación económica entre otras cuestiones por el impago municipal por los servicios que prestaba

El presidente de la Cámara de Comercio, Félix Cerdán ha optado por renunciar al cargo tras presentar su dimisión el lunes a mediodía. Cerdán ocupaba el cargo desde el 2008 y en el fondo de su salida de su abandono de la máxima representación de la entidad cameral subyace la delicada situación económica por la que atraviesa.

Cerdán, en declaraciones a este diario, indicó que hoy explicará los motivos de la renuncia al cargo en una comparecencia pública y que la decisión ya la ha comunicado a la Conselleria de Comercio e Industria así como al Consejo de Cámaras de la Comunitat Valenciana. Con el hasta ahora presidente dejan sus cargos Francisco Sánchez, el vicepresidente, así como otros componentes de la junta directiva actual.

El empresario relató asimismo que la Cámara debería haber celebrado elecciones hace casi dos años y medio «pero no hay un reglamento que regule el funcionamiento de las cámaras» con lo cual su equipo ha seguido hasta ahora al tiempo que indicó que con toda probabilidad la entidad tendrá que ser regida por una junta gestora elegida por el plenario de la misma.

Uno de los motivos que subyace en la decisión que ha tomado Cerdán es la frágil situación económica por la que pasa una de las entidades históricas de la ciudad entre otras cosas por el impago por parte del Ayuntamiento de los servicios que presta a este como el de control de los mercadillos ambulantes o la antena de la Cámara en Orihuela Costa para dar servicios a las empresas de esta parte del término municipal. El impago se arrastra desde la pasada legislatura y supone una cuantía superior a los 300.000 euros con lo que esa merma de ingresos implicó el despido de trabajadores al no poder hacer frente a sus salarios.