Las Provincias

Los contribuyentes de la Comunitat podrán desgravar los gastos culturales

Fachada del Teatro Principal de Alicante, en una imagen de archivo.
Fachada del Teatro Principal de Alicante, en una imagen de archivo. / ALEX DOMÍNGUEZ
  • El Consell prevé una deducción máxima de 150 euros para los ciudadanos que gasten más de 700 euros

  • El modelo se limita solo a abonos de cine, teatro y música, obligará a las empresas a gestionar la rebaja y empezará a aplicarse en 2017

Los contribuyentes de la Comunitat Valenciana se podrán desgravar hasta un máximo de 150 euros de lo que gasten en cine, teatro o música en un año a partir de 2017. Así es el nuevo Abono Cultural Valenciano, una medida que devolverá a los ciudadanos el 21% del IVA de aquellas entradas y abonos que adquieran.

Aunque esta nueva iniciativa, anunciada ayer por el conseller de Educación, Cultura y Deporte, Vicent Marzà, tiene varios requisitos. El primero de ellos es que está orientada a individuos cuya renta no se supere los 50.000 euros. Asimismo, deberán comprar abonos, es decir, no vale con adquirir sólo una entrada sino que debe hacer mediante 'packs'. Además, el máximo de beneficio será de 150 euros, con lo que se deberá invertir más de 700 euros en bienes culturales valencianos.

De momento, están adheridos las salas públicas pertenecientes al Instituto Valenciano de Cultura. No obstante, y aunque Marzà no dio nombres, a lo largo de los meses se espera que las entidades privadas se adhieran a través de un convenio firmado con la Generalitat.

El funcionamiento es sencillo y se hará de la misma forma que muchos ciudadanos se desgravan sus donaciones a las ONG. Cuando entre en vigor, solo hará falta aportar los datos personales, es decir, el DNI, cuando se adquiera uno de estos abonos en cine, música o artes escénicas. Las empresas que se hayan sumado deberán trasladarlos al Instituto Valenciano de Cultura que, a su vez, los hará llegar a Hacienda. De esta forma, cuando se acceda al borrador de la declaración de la renta aparecerá por defecto la desgravación de todo lo consumido en materia cultural. Sin embargo, esto sucederá en 2018, cuando los contribuyentes comiencen a gestionar su declaración del año anterior.

Primera autonomía

La Comunitat Valenciana es la primera autonomía en poder acogerse a una medida de estas características. Según detalló ayer Marzà, el Bono Cultural Valenciano, incluido en la Ley de acompañamiento de los presupuestos del año próximo, permitirá una desgravación en conjunto de medio millón de euros que, de acuerdo a los cálculos de la administración valenciana, significará una inyección de unos dos millones y medio de euros a las industrias culturales durante 2017.

Desde la Conselleria, quisieron poner algunos ejemplos. Si un ciudadano compra un abono de cinco entradas para una sala -algo bastante inexistente aún en muchos teatros de la región- con un coste de 60 euros podrá desgravarse 12,6 euros. Si, de igual manera, lo hace para disfrutar de uno de los múltiples festivales de música que se instalan habitualmente en la Comunita y paga cien euros por ver distintos conciertos en varios días, recuperará 21 euros de lo que invirtió.

De momento, y salvo las entidades públicas dependientes del Instituto Valenciano de Cultura, no hay otras empresas y salas adheridas. Según el conseller, a partir de ahora habrá que firmar los acuerdos con las empresas que quieran participar de esta medida, incluida dentro del Plan Valenciano de Mecenazgo.

Algunos de los representantes del sector cultural valenciano valoraron ayer para la futura puesta en marcha de esta herramienta que, en palabras de Marzà, «sirve para combatir los efectos del IVA cultural». Para la presidenta de la Asociación Valenciana de Empresas de Teatro y Circo (Avetid), Mª Ángeles Fayos, consideró que el abono cultural «es una buena noticia para el sector aunque hay que ver la letra pequeña». «Habrá que ver cómo se establecen los convenios. Cualquier iniciativa que sirva par paliar la crítica situación del sector es bien recibida», afirmó.

En esta línea, Antonio Such, presidente de la Asociación Valenciana de Exhibidores, confesó que, a priori, el «procedimiento parece complejo» -trasladar los datos de los usuarios a Cultura para que se los notifique a Hacienda- aunque recibe la idea como «positiva».

Para Sergi Almiñana, representante de los Promotores Musicales de la Comunitat Valenciana (Música ProCV), «intentar dar soluciones al sector es muy necesario» aunque, reconoce, no hay que olvidar que se debe insistir en la reivindicación de la rebaja del IVA cultural.