Las Provincias

El Consell promueve constituir una mancomunidad con más peso político

Alcaldes de la comarca con el director general de Administración Local en Callosa. :: f. a.
Alcaldes de la comarca con el director general de Administración Local en Callosa. :: f. a.
  • El director general de Administración Local explica los fondos de cooperación municipal por un valor de 100 millones de euros

Una nueva mancomunidad que tenga más peso político y que suponga un canal de comunicación directo con la Generalitat Valenciana. El director general de Administración Local, Antoni Such, promovió ayer entre los alcaldes de la Vega Baja la constitución de un ente supramunicipal con el que poder obtener ventajas ante la administración autonómica frente a las reclamaciones particulares. El dirigente valenciano anunció la llegada de fondos económicos de cooperación municipal y vendió la creación de una ley de mancomunidades que beneficiará a los pueblos que se unan frente a los demás.

Such vino de la mano del diputado Manuel Pineda que puso sobre la mesa las carencias de la Mancomunidad de Servicios Sociales Bajo Segura. Así, destacó que «abogamos porque los municipios creen una gran mancomunidad de ámbito comarcal que tenga el reconocimiento político que les toca».

En este sentido, defendió que el proyecto de ley que se tramite «será un referente en la municipalidad con respecto a otras regiones con el fin de que las mancomunidades tengan una interlocución preferente frente a la administración autonómica».

En lo referente a las ayudas que el Consell presta a estas entidades dijo que «hemos empezado con un programa de empleo, se han puesto ayudas directas a los entes mancomunados y también se les ha dado la ayuda que les tocaba a las dos mancomunidades de la Vega Baja».

Such interpeló a los alcaldes que se reunieron en el Ayuntamiento de Callosa de Segura a que «queremos que se unan para que paguen menos por los servicios que se les dé, y que el dinero que se invierta sea más eficaz». El director general anunció un fondo económico de cooperación municipal que se cifra en 100 millones de euros. Esto supondría unos 20 euros por habitante lo que «daría una seguridad económica a los consistorios para hacer las políticas que los ayuntamientos consideren oportunas».

Sobre la situación precaria que padece la Mancomunidad Bajo Segura, que aglutina a Rafal, Catral, Benejúzar, San Fulgencio y San Isidro, el director general de la Administración Local comentó que «no podemos dejar que se apañen por ellos mismos y hay veces que se duplican los gastos y los servicios». En esta entidad está pendiente una escisión por parte de Benejúzar que planteó su salida hace un año tras la renovación de su equipo directivo.

Según Such lo primero que hay que hacer es un análisis «porque hay que potenciar las mancomunidades en empleo, educación, servicios sociales y todo tipo de programas que la Generalitat Valenciana lance». Para ello propone que se reduzcan impuestos y se mejore el servicio que presten.