Las Provincias

Cifuentes dimite entre acusaciones de deslealtad a sus compañeros

José Luis Cifuentes interviene en un Pleno del Ayuntamiento de Alicante. :: joaquín p. reina
José Luis Cifuentes interviene en un Pleno del Ayuntamiento de Alicante. :: joaquín p. reina
  • El hasta ahora portavoz de C's justifica su ausencia del Pleno, reprueba que la oposición se apoye en tránsfugas y lamenta la falta de respaldo de su partido

Nueva baja en las filas de la Corporación municipal y ya son cuatro en menos de año y medio de legislatura. El portavoz del grupo municipal de C's, José Luis Cifuentes, renunció ayer a su acta de concejal tras la polémica suscitada por su inasistencia al último Pleno municipal.

Su dimisión ha venido precedida de momentos de gran tensión en el seno de la agrupación local y del propio partido, que le había abierto un expediente disciplinario y le había presionado para que renunciase a la portavocía del grupo. Una tensión que ha estallado en los últimos días, a consecuencia del Pleno, pero que no es nueva en el seno del grupo municipal, donde ya contaba con detractores desde antes del incidente.

Tal es la desconexión que Cifuentes hacía pública ayer su decisión en un comunicado que remitió al mismo tiempo a sus compañeros de partido y a los medios de comunicación. Tan solo se lo había notificado con antelación al alcalde, Gabriel Echávarri. Ni siquiera acudió al grupo municipal a dar explicaciones a sus compañeros.

En su escrito, el hasta ahora portavoz de C's justifica su ausencia del Pleno ordinario y pone en duda el peso que tuvo en las decisiones que se adoptaron en el mismo. Asegura que el propósito de la reprobación, como del bloqueo del traspaso de fondos de Vivienda a Acción Social era llamar la atención sobre la inadecuada gestión de Víctor Domínguez, en el primer caso, y de Julia Angulo, en el segundo, algo que se habría logrado aún perdiendo la votación «de no ser por el sobredimensionamiento de mi ausencia, que diluyó los motivos».

Alega que su viaje a Alemania estaba organizado hace tiempo y reconoce que cometió el «error» de no comprobar que las fechas no coincidiesen con el Pleno. Pero, defiende, «no es un caso excepcional que un representante político se ausente, justificadamente o no, de una votación».

Aprovecha, además, para afear a sus compañeros y al PP que se apoyen en los tránsfugas para sacar adelante sus propuestas en contra del tripartito: «Una cosa es coincidir casualmente en las votaciones con tránsfugas, y otra muy distinta actuar motivada y conjuntamente con tránsfugas para lograr objetivos políticos, aspecto este último que quizás pueda ser aceptado por otros representantes políticos, pero no así por mí».

Considera «desproporcionado» el «ataque mediático» que, a su juicio, ha recibido en estos días y tiene palabras también hacia la acusación velada que le hizo Nerea Belmonte en el Pleno de querer favorecer, con su inasistencia, a los socialistas: «Abandoné toda vinculación con el PSOE alrededor del año 2010», aclara.

Pero asegura que no es eso lo que le lleva a dimitir, sino el «ataque por parte de compañeros de mi propio partido, de forma que, en lugar de apoyar a quien es de los suyos y se comporta como los suyos, o pedir explicaciones, han contribuido a denigrar mi persona».

Cifuentes pone en valor que obtuvo como cabeza de lista los mejores resultados de C's en grandes ciudades y tilda de «inadmisible que, cuando desde fuera se quiere marcar la tendencia política de C's, sean algunos de mis propios compañeros quienes contribuyan a ello». Así, dice, «la falta de apoyo recibido por parte del que es mi partido, llevada al extremo incluso de abrir un expediente disciplinario a raíz de informaciones periodísticas», es lo que le ha llevado a «dejar la política activa». «No propicio un clima de confianza y, por ello, dimito», culmina, no sin antes agradecer a Alicante el «honor» de haber sido concejal.

Entre las múltiples reacciones que generó ayer su renuncia, destacó la escueta declaración de su partido, C's, que manifestó su «más profundo respeto» a la decisión adoptada por Cifuentes y agradeció «el servicio y dedicación prestados».

Añadieron que «siempre tendrá las puertas abiertas para continuar participando en el proyecto político, en caso de que así lo desee».

Llamativo fue el rifirrafe que generó en las redes sociales entre el secretario local, Fernando Llopis, y el PSPV. Desde la cuenta oficial del partido, los socialistas aseguraron que «al final Llopis hará con C's lo mismo que hizo con UPyD», a lo que Llopis contestaba que el PSOE «está más pendiente de C's que de lo que pasa en Alicante, con su infame gestión».

Su dimisión es la tercera en el seno de la Corporación, tras las dos de las filas del PP (José Císcar y Asunción Sánchez Zaplana) pero su acta es la cuarta que cambia de titular, porque el fallecimiento de José Manuel Gosálbez (de C's) ya motivó la entrada de Juan Francisco Escudero.