Las Provincias

La Policía centralizará la respuesta a todas las emergencias de la provincia

fotogalería

El comisario provincial, Alfonso Cid, durante su intervención en el Día de la Policía en la tribuna de autoridades, ayer. / J. P. REINA

  • El comisario jefe destaca que el servicio unificado del 091 permitirá ganar tiempo y mejorar la eficacia ante cualquier aviso ciudadano

Las llamadas de emergencia recibidas por la Policía Nacional pronto dejarán de estar disgregadas en la provincia de Alicante. El comisario jefe, Alfonso Cid, anunció ayer que en los próximos meses se pondrá en marcha una macrocentralita que unificará todos los servicios de sala del 091 en una sola estructura de ámbito provincial que permitirá acortar el tiempo de respuesta y mejorar la eficacia policial.

La entrada en funcionamiento de este 091 provincial implicará que los avisos ya no llegarán por separado a las comisarías de Alicante, Elche, Orihuela, Elda, Benidorm y Dénia, como ocurre hasta ahora, sino que se coordinarán todas desde unas mismas dependencias y un mismo equipo de personal.

Otra mejora en la que el comisario provincial hizo hincapié ayer, coincidiendo con la celebración del Día de la Policía en Alicante, es la puesta en servicio de un grupo de informática forense. Se trata de una herramienta que evitará que pruebas periciales importantes para la resolución de investigaciones deban practicarse en dependencias ubicadas fuera de la provincia. De este modo, las pesquisas avanzarán con mayor rapidez y se podrá cumplir mejor con las demandas de magistrados y fiscales, a los que la actual legislación ha acortado el tiempo dedicado a la instrucción de diligencias.

En cuanto a infraestructuras, Cid recordó que las obras de reforma de la Comisaría Centro de Alicante estarán concluidas a finales de este mes o principios de noviembre. De ese modo, los ciudadanos podrán, a partir de esas fechas, acceder a la oficina de denuncias del Cuerpo Nacional de Policía, además de a las ya existentes en Benalúa y el distrito Norte.

La celebración de los patronos del Cuerpo Nacional de Policía (los Santos Ánges Custodios), cuyo acto provincial tuvo lugar ayer en el Castillo de Santa Bárbara de Alicante, permitió hacer balance del trabajo de los agentes de este cuerpo en lo que va de año. El comisario principal Alfonso Cid, que accedió al cargo hace poco más de seis meses, indicó que en lo que va de año se han efectuado más de 60.000 identificaciones y se han atendido más de 40.000 llamadas telefónicas. Asimismo, se han tramitado 8.000 actas de tenencia ilícita de armas y 800 relacionadas con la posesión de drogas. Además, se han practicado 2.200 detenciones y 280 servicios humanitarios, y se han ofrecido más de 150 charlas en centros educativos.

Por brigadas, la Policía Científica ha completado 1.800 inspecciones oculares. Su trabajo ha llevado a la identificación, a través de huellas digitales, de más de 200 delincuentes y a otros 60 por el ADN.

En cuanto a la Policía Judicial, las investigaciones de sus especialistas han conducido a la aprehensión de más de 2.000 kilos de cocaína y más de 6.500 de hachís, la mayor parte de ellos en lugares de fuera de la provincia de Alicante.

La labor de la Brigada de Extranjería y Fronteras llevó a la captura de dos importantes grupos especializados en el tráfico de seres humanos con fines de explotación sexual. Hubo 30 detenciones. Además, se han tramitado más de 58.000 DNI y casi 20.000 pasaportes.

Por su parte, la Brigada de Información resultó clave para desmantelar una organización que presuntamente enviaba desde el puerto de Valencia uniformes militares con destino a extremistas de la yihad.

El acto solemne de ayer contó con la presencia del ministro de Asuntos Exteriores en funciones, José Manuel García-Margallo; el alcalde de Alicante, Gabriel Echávarri; el delegado del Gobierno, Juan Carlos Moragues; el jefe del Mando de Operaciones Especiales del cuartel de Rabasa, Demetrio Muñoz, y el coronel jefe de la Comandancia de Alicante, Manuel Muñoz, entre otras autoridades y cargos políticos, de la judicatura, la Fiscalía, la abogacía y las instituciones penitenciarias.

La ceremonia acogió la entrega de una veintena de medallas al mérito policial, todas con distintivo blanco, a excepción de la otorgada al comisario Alberto Rubio, jefe provincial de Operaciones, que fue con distintivo rojo, lo que lleva aparejado un complemento económico. Los criterios de entrega de este tipo de reconocimientos han generado este año malestar entre los sindicatos y los agentes de Policía.

El alcalde de Alicante agradeció a la Policía Nacional el trabajo que realiza en bien de la seguridad ciudadana, clave para garantizar el turismo, fuente primordial de ingresos para la provincia. Asimismo, animó a estos funcionarios a seguir combatiendo una gran lacra, como es la del machismo: «Vivimos una guerra civil, cualquiera puede ser la víctima, cualquiera puede ser su verdugo».

El ministro García-Margallo destacó que, en términos de seguridad, España ha pasado en los últimos cuatro años del puesto 30, entre 193 países, al 20. Y en cuanto al turismo, subrayó que de los 58 millones registrados en 2011 se ha crecido hasta los 68 millones en 2015.

El comisario provincial instó a sus agentes a seguir trabajando con dedicación y sacrificio. Más tarde, celebró con ellos una comida, a la que asistieron casi medio millar de comensales, que sirvió para que los policías compartiesen mesa y mantel en un ambiente distendido.