Las Provincias

Inversiones por 22 millones darán la vuelta a los barrios entre los castillos en seis años

fotogalería

Panorámica de parte de la zona incluida en el DUSI Las Cigarreras. / Alex Domínguez

  • El DUSI Las Cigarreras, el proyecto más ambicioso del Ayuntamiento, obtiene 11 millones de la UE, a los que se sumarán otros tantos del Consistorio

El entorno de Las Cigarreras y los barrios ubicados entre los dos castillos, el de Santa Bárbara y el de San Fernando, no serán los mismos dentro de seis años. El proyecto DUSI Las Cigarreras, el más ambicioso que ha planeado el Ayuntamiento hasta la fecha, ha obtenido el respaldo de 11 millones de euros en ayudas europeas. Una cantidad que se duplicará con fondos municipales.

Serán, por tanto, 22 millones de euros los que se invertirán en seis años (todo tiene que estar terminado a finales de 2022), en un espacio comprendido por los barrios de San Antón, Mercado Central, Carolinas Bajas y Campoamor, con Las Cigarreras, que pasará a ser un centro multifuncional, como foco de la actuación.

El Ayuntamiento empezó a planificar este proyecto en la pasada legislatura. En concreto, en 2014, bajo el mando de la exconcejal popular Sonia Alegría, con la colaboración de técnicos de todas las concejalías y un intenso programa de participación ciudadana.

Pero fue el actual equipo de gobierno el que presentó la candidatura a los fondos europeos, a finales de 2015. La resolución se esperaba en junio de este año, pero la falta de Gobierno central la retrasó hasta ayer mismo, que se publicaba en el Boletín Oficial del Estado.

Alicante había pedido 15 millones, para invertir 30, pero finalmente recibirá cuatro menos. Aún así, es el segundo proyecto mejor financiado de la Comunitat, donde se presentaron 28 y se han concedido 10, solo por detrás del plan del Cabañal de Valencia. En total, eran 270 los competidores en toda España por captar los fondos Dusi (antiguos Feder), de los que han obtenido financiación 83. Todo un logro para Alicante, más aún si se tiene en cuenta que la ciudad ya obtuvo un Feder hace unos años para desarrollar el Plan Integral de la Zona Norte, en el que se invirtieron 14 millones (el 80% de la UE).

Un logro que ayer el concejal de Presidencia y Coordinación de Proyectos, Natxo Bellido, agradecía a los técnicos municipales que, capitaneados por el jefe de servicio de Coordinación de Proyectos, Román Pinedo, han desarrollado el proyecto, sin ayuda externa. Y que, como contrapartida, exigirá al Ayuntamiento un gran esfuerzo. Sobre todo de inversión, ya que, de entrada, tendrá que destinarle un millón de euros en 2017, cantidad que irá creciendo año a año. En los tres primeros del plan, que son los que le quedan a la legislatura, debe estar ejecutado al menos el 30% del proyecto, lo que supondrá invertir 6,6 millones (3,3 del Ayuntamiento).

Desde Coordinación explicaron ayer que el Ayuntamiento tiene pensado buscar vías de cofinanciación de su parte del proyecto, mediante ayudas de otras administraciones, como la Generalitat.

De hecho, aunque el DUSI aprobado supondrá una inversión nunca vista, lo cierto es que los técnicos identificaron proyectos para ejecutar en la zona por valor de 113 millones de euros. Y es que solo acabar de rehabilitar Las Cigarreras para darle uso a todas sus instalaciones se valoró en 50 millones, de los que se invertirán finalmente siete. Es decir, que tras el DUSI habrá que seguir buscando fondos para los proyectos que se queden fuera.

El DUSI Las Cigarreras está dividido en cuatro grandes bloques: nuevas tecnologías, medidas medioambientales, rehabilitación y patrimonio y medidas económicas y sociales de lucha contra la exclusión. A su vez, estos de dividen en 12 líneas de actuación, que contienen 45 proyectos concretos.

Los bloques de rehabilitación y patrimonio y de dinamización económica y social son los más potentes. En el proyecto inicial (basado en una financiación de 30 millones) cuentan cada uno con una previsión de gasto de 10 millones de euros, que ahora se tendrán que reajustar.

Para la inversión en nuevas tecnologías se prevé destinar tres millones y estará ligada a dos planes, uno de modernización de los servicios municipales y otro de innovación.

Las medidas medioambientales se valoran en seis millones e incluyen un plan de movilidad sostenible y la mejora de la eficiencia energética en edificios públicos y también en viviendas y empresas (con subvenciones).