Las Provincias

Echávarri dice que no hay ningún socialista que quiera que Rajoy sea presidente

  • El alcalde de Alicante, miembro del Comité Federal, aboga por expulsar del partido a quien defienda esa tesis

El alcalde de Alicante, Gabriel Echávarri (PSPV-PSOE), aseguró ayer que «no hay ningún socialista que defienda que Mariano Rajoy sea» de nuevo presidente del Gobierno y advirtió: «Si lo es, yo abogaré porque sea expulsado del partido». Echávarri hizo estas declaraciones, a preguntas de los periodistas, antes del acto del Día del Patrón de la Policía Nacional.

El regidor indicó que «ahora mismo» hay que apoyar a la gestora del PSOE (dirección provisional del partido tras la dimisión de Pedro Sánchez como secretario general de los socialistas) e intentar volver a unir «la cierta desunión que hubo» en el seno de esta formación política.

También hizo un llamamiento a todos los militantes socialistas de que es «el momento de estar en el partido, de permanecer en él». «Aquellos que no están contentos con lo que ha pasado, su voz solamente se oye si siguen siendo militantes», añade.

Por ello, Echávarri anima a todos los militantes socialistas a que «permanezcan en el partido» y también les transmite el siguiente mensaje: «Ahora es el momento de estar en el partido socialista, porque cuando dicen que hay menos socialismo, tenemos que decir que hay más socialismo».

Preguntado sobre la insistencia del ministro de Asuntos Exteriores, García Margallo, en que el PSOE debería apoyar a Rajoy, Echávarri responde que, «evidentemente, desde el PP, quiere seguir siendo ministro otros cuatro años». «No creo que haya ningún socialista que pretenda que gobierne el PP, y menos que gobierne el presidente que envió los mensajes de 'Luis, sé fuerte', en alusión a Rajoy y al extesorero del PP Luis Bárcenas.

Tras remarcar que el jefe en funciones del Ejecutivo «tenía que haber dimitido hace tres años», el alcalde asegura que «no hay ningún socialista que defienda que Mariano Rajoy sea presidente, y si lo es, yo abogaré porque sea expulsado del partido».

Terceras elecciones

A su juicio, unos hipotéticos terceros comicios «ni son buenos ni son malos» para el PSOE. «El único responsable de las terceras elecciones es el PP, que es incapaz de alcanzar acuerdos y quiere, precisamente, que el principal partido de la oposición le dé su apoyo».

A renglón seguido se preguntó por qué «el señor Margallo, si tanto le importa un gobierno en España, no apoyó» la investidura de Pedro Sánchez en marzo pasado. En su opinión, García-Margallo «confunde el interés de España con el interés del PP».

Preguntado sobre la situación del PSPV-PSOE en el contexto de la crisis interna de la formación socialista a nivel estatal, Echávarri admite que «el desgarro fue inmenso», pero recalca que están «empezando a trabajar para coserlo desde el mismo momento en que acabó el comité federal» del partido.

«Desde ese momento, ya estamos trabajando para coserlo», reitera, antes de asegurar: «No tengo ningún problema con el president de la Generalitat, Ximo Puig, ni ningún problema con ningún compañero del partido». «Estamos todos en el mismo partido».