Las Provincias

Dionte Ferguson trata de penetrar a canasta ante la defensa de Víctor Hidalgo.
Dionte Ferguson trata de penetrar a canasta ante la defensa de Víctor Hidalgo. / J. P. Reina

Estreno demoledor y liderato

  • Los alicantinos comienzan la Liga de forma arrolladora sin dar opciones a un débil Navarra

Estreno soñado para el HLA Lucentum en la competición oficial en este nuevo proyecto que se inicia con una holgada victoria ante un equipo recién descendido de LEB Oro, el Basket Navarra. Un debut liguero que marca el camino de lo que debe ser el Lucentum, un equipo que desde el principio debe mostrar a los rivales cuál es su principall reto esta temporada.

El cuadro alicantino fue dueño y señor del partido en todo momento, con un nivel de intensidad y concentración máximo, lo que exigía este partido a priori. Los de Miguel Ángel Zapata dominaron todas las facetas y fases del juego ante un rival que acusó en demasía la falta de ritmo de muchos miembros de su plantilla. Los alicantinos estuvieron brillantes en el rebote, sobresalientes en el juego interior y dejando grandes destellos en el tiro exterior.

El HLA Lucentum arrancó el partido de manera apabullante. Con un Aramburu sensacional, los lucentinos demostraron en los primeros compases que son uno de los candidatos al ascenso si mantienen la regularidad durante toda la temporada. El equipo de Zapata era consciente de que para ganar el partido necesitaba dar el máximo desde el comienzo de encuentro. Y así fue. Los locales estuvieron muy eficaces en ataque y defensa. Carles Marzo y Álvaro Lobo desequilibraron con facilidad la frágil defensa navarra y Aramburu se erigió como el líder que necesita este equipo en la pintura. Este gran comienzo quedó reflejado en el marcador con un parcial de 12-0, en el que el técnico visitante Joaquín Prado, tuvo que pedir tiempo muerto para dar oxígeno a su equipo.

El Basket Navarra tuvo muchos problemas para encontrar situaciones favorables de tiro, ya que la defensa del Lucentum se mantuvo excelsa. Solo dos jugadas consecutivas de Hopfgartner acercaron en el luminoso a los navarros. Aunque fue un espejismo. Los alicantinos se encontraron muy cómodos sobre el parqué del Pedro Ferrándiz a la vez que comenzó el acierto con el tiro exterior. Lobo y Méndez anotaron dos triples consecutivos que dejaron 13 arriba a los de Zapata. Todo ello ocurría sin la presencia de Guillermo Rejón en pista, y es que Miguel Ángel Zapata decidió formar con Aramburu en el quinteto titular. Además, el técnico del Lucentum comenzó a rotar a sus jugadores en los compases finales del primer cuarto. Entraron en la rotación, Balogun, Martín y Nikolic.

Solsona, que no disputó ningún minuto en el primer cuarto, entró a la pista de inicio en el segundo cuarto. El Navarra trató de evitar que el Lucentum se fuera con más ventaja en el marcador y Poston, con un triple, alimentó las esperanzas del conjunto de Joaquín Prado pero Solsona respondió segundos después también desde la línea de 6,25. Fue la primera bola que tocó Solsona en el partido, demostrando la calidad que atesora con el tiro exterior. A ese acierto en ataque se sumó la garra del norteamericano Ferguson, que comandó la defensa lucentina con una superioridad abrumadora en el rebote.

El conjunto visitante tuvo un pequeño atisbo de resurgir del flojo encuentro que estaban disputando, y lo hizo con dos triples consecutivos de Iñaki Narros, el hombre al que en la previa, Zapata avisó de que deberían frenar. A pesar de ello, el Lucentum volvió a imprimir un ritmo rápido al partido y amplió de nuevo la distancia en el marcador para llegar al descanso con 12 puntos de ventaja. El cuadro alicantino acabó el segundo cuarto como lo empezó, anotando un nuevo triple, esta vez sobre la bocina y de las manos de Jon Ander Aramburu.

Tras la vuelta de vestuarios, el Lucentum mantuvo el mismo ritmo y nivel que en el primer tiempo pero la amplia ventaja hizo que los alicantinos arriesgaran en acciones sencillas, en las que se sucedieron varias pérdidas consecutivas que no gustaron a Zapata. El técnico del Lucentum volvió a poner en pista tras el descanso al quinteto titular formado por Álvaro Lobo, Aramburu, Ferguson, Carles Marzo y Adrián Méndez. Con tres canastas consecutivas, Ferguson amplió de nuevo la distancia en el marcador ante un Basket Navarra que bajaba progresivamente su nivel físico. Con un 2+1 de Aramburu el equipo alicantino llegó a los 20 puntos de diferencia en el luminoso, que llegaron a los 34 en el último cuarto como máxima ventaja de los de Zapata.

En los últimos 10 minutos de partido se sumó al festival anotador Michael Balogun, que con una canasta y dos triples consecutivos, volvió a poner en jaque a la defensa visitante, que seguía dejando muchos espacios en el juego exterior de los alicantinos. El final de partido sirvió para que el técnico del Lucentum volviera con las rotaciones en las que añadió a Miki Ortín y Guillem Arcos, que debutó en LEB Plata con 16 años y un mes. El joven jugador de la base entró a la pista con mucho desparpajo y además pudo anotar su primer punto en LEB Plata, al anotar uno de los dos tiros libres del que dispuso.

El HLA Lucentum comienza el camino del ansiado ascenso en su tercer intento con una arrolladora victoria en un Pabellón Pedro Ferrándiz que volvió a vivir un partido de competición oficial y en el que se vivió un gran ambiente de baloncesto a pesar de que no se registró una numerosa entrada. Como siempre y desde uno de los fondos, la Kali Nord se dejó notar un año más.