Las Provincias

Cien concertados, obligados a almacenar el material

Los colegios concertados que decidieron no hacer bancos de libros no tienen más remedio que guardar los ejemplares en sus instalaciones hasta que se decida qué hacer con ellos. Y eso que se trata de manuales que son propiedad de los respectivos ayuntamientos. Son los que al finalizar el curso pasado tuvieron que recoger de las familias acogidas al programa, que debían entregarlos si querían optar a los doscientos euros de la ayuda. Es decir, están subvencionados con el dinero público de Xarxa Llibres.

De toda la red, el 27% de los colegios sostenidos vía conciertos, 102, han optado por quedarse fuera del plan al considerar que la regulación normativa llegó tarde y dejó muy poco margen de actuación.

Con esta situación, Educación tuvo que improvisar un 'plan b' y obligó a estos colegios a poner sus manuales a disposición de otros concertados de la localidad que sí hubieran organizado bancos. Pero los intercambios han sido más bien pocos, según fuentes del sector.

El siguiente paso de Educación fue trasladar la pelota al tejado de los ayuntamientos, a los propietarios, que debían decidir sobre su uso final. La casuística es muy distinta. Hay consistorios que no han movido ficha, como sucede en Alicante, con 16 colegios afectados (la mayoría de la red en la ciudad), mientras que en otros casos la intención es permitir que se utilicen en centros distintos, ya sean públicos o concertados de la localidad. Es lo que sucederá en Paterna -hay cuatro- y Torrent -seis-, donde según fuentes municipales se ha pedido que se facilite el acceso a los mismos a las familias con dificultades económicas. En realidad no es tan fácil encontrarles una salida, según informaJ. Batista.