Las Provincias

Gato le da al Alcoyano un punto ante el nuevo líder del grupo y le mantiene invicto

Fue un partido incómodo para el líder Mestalla. El filial blanquinegro se topó ayer con un correoso Alcoyano, que basó su juego en la solidez defensiva. Los de Curro Torres no pudieron pasar del empate, pero lograron un punto que les permitió irse a dormir en lo más alto de la clasificación del Grupo 3. El filial che, con siete jornadas celebradas, continúa invicto, lo mismo que el Deportivo, que ahora es quinto a solo dos puntos del conjunto de la capital de la Comunitat.

El Barcelona tropezó en casa contra el Cornellà y el Mestalla aprovechó para escalar hasta el primer puesto de la tabla. Pero se trata de una situación provisional, ya que el Ebro visita hoy a L'Hospitalet con la opción de colocarse en cabeza.

El Mestalla se enfrentó a un Alcoyano muy organizado tácticamente, que no dejó apenas espacios y que marcó en su único disparo entre los tres palos. El filial blanquinegro se midió con un rival que también ha comenzado con fuerza la temporada. Era un choque de pesos pesados y eso se tradujo en el césped con un fútbol de contacto y trabajo en el que no había ocasiones y sí mucha intensidad, don de lo táctico primaba por encima de la improvisión y el talento individual.

El primer disparo del Alcoyano entre los tres palos se convirtió en gol. Gato batió a Sivera después de aprovechar un excelente servicio de David Torres en la frontal del área. Efectividad máxima de los de Seligrat. Pero el conjunto de Curro Torres tiene fe y lo demostró minutos después, cuando Nacho Gil culminó una preciosa acción ofensiva para poner el 1-1.

Tras el descanso, más de lo mismo. Un serio Alcoyano ante un Mestalla que peleaba por romper la muralla visitante. Barreda tuvo una ocasión clarísima, tanto que parte de la grada visitante celebró el gol merced al efecto óptico. Gonzalo Villar y Fran Villalba entraron al campo deseosos de demostrar su valía, buscando domar el balón. Curro Torres recolocó a Rafa Mir arriba, dando la derecha a Aridai y la izquierda a Nacho Gil. No había profundidad y los minutos iban pasando. Presa de esta apatía sobrevenida, el choque concluyó y el 1-1 no se movió del marcador de Paterna.