Las Provincias

Margallo en rueda de prensa la pasada semana.
Margallo en rueda de prensa la pasada semana. / EFE

Margallo: «En este momento histórico, sobra codicia y falta ambición de país»

  • El ministro en funciones ha insistido en que el PSOE solo tiene dos opciones, dejar gobernar a Rajoy o permitir la convocatoria de unas terceras elecciones que supondrían un "récord absoluto" en Europa

El ministro de Asuntos Exteriores en funciones, José Manuel García-Margallo, ha opinado que el momento histórico que atraviesa España es "muy parecido al de la Transición", pero que, a diferencia de aquel, "sobra codicia y falta ambición de país".

Así se ha expresado hoy en Dénia (Alicante) al ser preguntado por la situación actual del PSOE, justo después de volver a incidir en la que, para él, es la mejor fórmula para hacer frente a la situación de "emergencia" que atraviesa España: un gobierno formado por PP, PSOE y C's.

"Son tan grandes los desafíos de España, la situación de emergencia es tal, con el terrorismo, el debilitamiento de la economía, la secesión catalana, que exigiría un gobierno de concentración formado por los partidos que coincidimos en lo esencial: la unidad de España y Europa, el modelo económico y la idea de España en el mundo", ha aseverado.

Este gobierno, que sumaría 254 escaños, "sería el que podría darnos otros 40 años de estabilidad", como ocurrió con la transición democrática, ha resaltado el ministro, tras participar en la clausura del acto de inicio del curso político del PPCV celebrado hoy en Dénia.

Margallo ha insistido en que el PSOE ahora mismo solo tiene dos opciones, dejar gobernar a Mariano Rajoy o permitir la convocatoria de unas terceras elecciones que supondrían un "récord absoluto" en Europa desde 1945.

Si bien es cierto que ha considerado que los socialistas no están "en el mejor momento" para afrontar unos comicios, ha estimado que "la primera ecuación a despejar" es saber quién es realmente su líder.

"Si eso no se produce, todo lo demás es muy complicado", ya que el presidente de los populares no tendría interlocutor, ni el Rey Felipe VI sabría a quién llamar si decidiese iniciar una nueva ronda de consultas, ha explicado.

En este sentido, ha calificado de "realmente esquizofrénica" la situación en el PSOE y les ha instado a "reflexionar y tener un periodo de tiempo para recomponer el partido".

En cualquier caso, ha recordado que "la pelota está en el campo del PSOE desde diciembre, mucho más desde junio", por lo que la disputa actual la vive "con enorme preocupación, como todos los españoles".

"Llevamos un año perdido; en un momento en el que todo parecía sonreírnos, en el que España es el país que más crece de la Unión Europea, nos encontramos paralizados por una discusión en el PSOE cuyos términos no acierto a entender", ha destacado.

Ha creído que "lo lógico" es que discutiesen sobre cómo solucionar las necesidades de España, "pero parece que se está discutiendo de todo menos eso", ha apuntado.

"Les deseo toda la suerte del mundo y que cumplan con dos preceptos básicos en cualquier país: situar siempre los intereses de España por encima de los del partido o los personales, y decir exactamente lo mismo estés en Gobierno u oposición", ha añadido.

Lo contrario a eso sería, como ha indicado, seguir los pasos del Reino Unido, que vive ahora, tras el Brexit, "un riesgo cierto de volver a las fronteras que tenía hace 300 años".

En un tono más local, ha ejemplificado la necesidad de colaboración con el PSOE en la propuesta del PPCV al president de la Generalitat, Ximo Puig, para que "se libere de Compromís" y acepte la ayuda de la formación presidida por Isabel Bonig.

El objetivo es, ha dicho, abordar "juntos" los problemas de la Comunitat: el agua, la reindustrialización, las infraestructuras para la llegada del Corredor Mediterráneo y la mejora del sistema de financiación".