Las Provincias

El Consell reduce el IRPF a las rentas de hasta 50.000 euros y lo sube a las de más de 70.000

Manuel Alcaraz y Mónica Oltra, durante la rueda de prensa posterior al pleno del Consell de ayer.
Manuel Alcaraz y Mónica Oltra, durante la rueda de prensa posterior al pleno del Consell de ayer. / EFE
  • La bajada beneficiará a 1,6 millones de contribuyentes y tendrá un coste para la Generalitat de 75 millones de euros

El Consell bajará el Impuesto de la Renta de las Personas Físicas (IRPF) a las rentas de hasta 50.000 euros y lo subirá a las superiores a 70.000 euros, según consta en la conocida como Ley de Acompañamiento. Se establece una nueva tarifa autonómica de este impuesto que se aplicará en la Declaración de la Renta de 2017, beneficiará a 1,6 millones de contribuyentes y tendrá un coste para la Generalitat de 75 millones de euros. Así consta en el anteproyecto de Ley de Medidas Fiscales, de Gestión Administrativa y Financiera y de Organización de la Generalitat para 2017, que comienza ahora su tramitación y que presentaron ayer viernes en la rueda de prensa posterior al pleno del Ejecutivo valenciano el conseller de Hacienda y Modelo Económico, Vicent Soler, y la vicepresidenta y titular de Igualdad y Políticas Inclusivas, Mónica Oltra.

Soler detalló las medidas fiscales que incorpora la Ley de Acompañamiento a los Presupuestos de la Generalitat para 2017, que busca «avanzar hacia una mayor progresividad» para «atemperar en la medida de lo posible las desigualdades» que ha incrementado la crisis. En total, el conjunto de medidas suponen un impacto positivo para la Generalitat de once millones.

El conseller, quien señaló que «es la primera vez que las medidas incluidas en la Ley de Acompañamiento tienen como base un estudio realizado por expertos», explicó que se establece una nueva tarifa autonómica del IRPF.

En concreto, se establece una reducción del tipo a las rentas más bajas. Para rentas de hasta 12.450 euros, pasa del 11,9% al 10%; para las de 17.000 euros, la cuantía baja de 2.107 a 1.768 euros. Asimismo, para las rentas de 30.000 a 50.000 euros la bajada es del 18,45% al 17,5%.

En el otro extremo se suben los tipos para las rentas más elevadas. Para las de más de 70.000 euros, del 21,48% al 23,5%; a partir de 120.000 euros, del 22,48% al 25,5%; y para rentas a partir de 175.000 euros, del 23,48% al 25,5 por ciento.

Por otro lado, se establecen deducciones para familias monoparentales, que beneficiarán a 1.670 familias y tienen un impacto estimado de 560.000 euros. La Ley de Acompañamiento también incluye una deducción del 20% de las cantidades invertidas en la vivienda habitual para autoconsumo eléctrico y para producción de energía térmica, que implicará a 2.550 contribuyentes y que costará a la Generalitat 1,3 millones.

También se incorporan deducción del 15% de las obras realizadas en la vivienda habitual, una medida con la que el Consell prevé beneficiar a mil personas y que le supondrá un impacto económico de 760.000 euros.

Abonos culturales

En el ámbito cultural, la Ley de Acompañamiento de la Generalitat incorpora deducciones del 21% del coste de los abonos culturales para programaciones escénicas o musicales, para familias con rentas inferiores a 50.000 euros.

Por otro lado, el Consell ha decidido reducir los beneficios fiscales en el Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones. Con las adquisiciones 'mortis causa' (herencias) prevé recaudar 86 millones, mientras que con las adquisiciones intervivos (donaciones) el impacto económico positivo para la Generalitat se estima en tres millones.

También se equipara a las parejas de hecho con las casadas por lo que respecta a la aplicación de la reducción por parentesco en el Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones. Además, se equiparan los beneficios en las transmisiones 'mortis causa' a parientes colaterales de hasta tercer grado -como hermanos, sobrinos, yernos y nueras y suegros-.

Por otro lado, el Consell ha aumentado del 14,75 al 16% el impuesto especial para motos náuticas, quads, motos de gran potencia y otros vehículos con elevadas emisiones de CO2, con lo que la Generalitat recaudará unos 500.000 euros. No obstante, Soler indicó que el objetivo principal de esta medida es «que la gente sea consciente de que la emisiones de gases es perjudicial para todos».

Tasa turística

Soler, preguntado por si el Consell ha estudiado incorporar en esta reforma fiscal la polémica tasa turística, explicó que «si el sector no lo ve claro, será muy difícil avanzar», al respecto, y destacó que si algún día se aplica será «con la conformidad de que el sector sabe que es para bien, que los beneficios son mayores que los costes».

Por su parte, Mónica Oltra explicó las modificaciones más importantes de carácter no tributario incorporadas en la Ley de Acompañamiento. Entre otras, indicó que se modifican leyes para dar cumplimiento a resoluciones de las Corts, como la Ley de Animales de Compañía para prohibir la instalación de circos con animales salvajes.

Por otro lado, se cambia la denominación del Instituto Valenciano de Acción Social (IVAS), que pasará a llamarse Instituto de Atención Social Sanitario -será también el encargado de las tutelas de la Generalitat-, y el nombre de las Agencias de Mediación para la Integración y la Convivencia Social (AMICS) que serán Oficinas de Atención a Personas Migradas.

La Ley de Acompañamiento también crea la Autoridad de Transporte Metropolitano de Valencia como organismo autónomo, lo que supone «un paso importante para tener acceso al contrato programa que ya tienen Madrid, Barcelona y Sevilla», dijo Oltra.

Asimismo, incorpora modificaciones para «modular el tiempo para la extinción» de Ciegsa y de la Sociedad de Proyectos Temáticos de la Comunitat Valenciana (SPTCV), ya que aunque el Consell considera que deben desaparecer estas entidades, tienen pendientes traspaso de competencias y compromisos y obligaciones ya contraídos.