Las Provincias

El fuego arrasó el paraje de La Granadella.
El fuego arrasó el paraje de La Granadella. / A. D.

La sequía y las corrientes saharianas agravaron los incendios

  • Los cinco grandes fuegos que ha sufrido la región en los últimos meses, en los que se calcinaron 5.753 hectáreas, coinciden con las zonas donde se ha registrado una menor precipitación

Factores como el déficit hídrico y las corrientes de aire cálido del Sahara han agravado los grandes incendios que ha sufrido la Comunitat Valenciana durante el verano, según ha explicado hoy en Les Corts el director general de la Agencia de Emergencias, José María Ángel Batalla.

En su comparecencia ante la comisión de Justicia, Gobernación y Administración Local, Ángel ha explicado que los cinco grandes incendios que ha sufrido la región en los últimos meses, en los que se calcinaron 5.753 hectáreas (de un total de 6.700 en lo que va de año), coinciden con las zonas donde se ha registrado una menor precipitación.

"Hasta ahora, sólo regiones como Canarias o Andalucía eran tradicionalmente receptoras de corrientes saharianas, pero en cuatro de los cinco grandes incendios hemos sufrido vientos cálidos que han agravado la situación", ha apuntado el director general de Emergencias.

El "denominador común" de los grandes incendios en la Comunitat ha sido, según José María Ángel: una propagación rápida, carga de combustible muy fuerte, larga duración, inicio a primera hora de la tarde y orografía muy compleja con laderas de más del 70 %".

Además, ha explicado que el déficit hídrico en la Comunitat es superior al 45 %, y que en determinadas zonas afectadas por incendios este déficit supera el 50 %.

"Asistimos a un año hidrológico extremadamente seco, según confirman las asociaciones agrarias y la comunidad científica, y el déficit pluviométrico también ha actuado como condicionante en los grandes incendios, con consecuencias más graves en aquellas comarcas con una falta de lluvia más acusada", ha agregado Ángel.

En lo que va de 2016 los servicios de Emergencia de la Generalitat han actuado en 624 incendios, prácticamente la mitad de ellos forestales, aunque el 95 % de la superficie quemada se ha concentrado en cinco de ellos (Bolbaite, Carcaixent, Artana, Xàbia y Bolulla), algunos de los cuales se produjeron "el mismo día y a la misma hora".

"Los servicios de extinción trabajan 365 días al año, no hay campaña de verano. Esta comunidad dispone, además, de instrumentos propios, que han sido copiados por otras regiones, como una red única de comunicación, que mejora la respuesta y ayuda a minimizar los factores de riesgo", ha apuntado el director general.

En este mismo sentido, ha agregado que "se han incrementado los medios disponibles y se han incrementado las partidas presupuestarias en más de un 21 %".

Como ejemplo de actuaciones coordinadas, Ángel ha explicado que el pasado fin de semana en los municipios de Utiel, Sinarcas, Gestalgar y Benageber se produjeron 20 incendios debido a una tormenta, que dejó 20.000 rayos en 48 horas.

También ha mencionado las evacuaciones de urbanizaciones, centros hospitalarios como el de Aigües Vives o residencias de ancianos, como la de Carcaixent, unos dispositivos que implicaron un "operativo importante", ha añadido.

"Debemos huir de los ránking sobre qué región se ha quemado más o menos, pero asistimos a una reducción del número de incendios frente a la media", ha agregado.