Las Provincias

Maruja ayer a su llega a los juzgados de Alicante.
Maruja ayer a su llega a los juzgados de Alicante. / J.P.R

Maruja recupera a su nieta

  • La juez ordena devolver de forma cautelar la custodia de la niña de 4 años, hasta que se resuelva el fondo del asunto

Un juzgado de Familia de Alicante ha ordenado a la Generalitat Valenciana que devuelva a la abuela materna a una menor de 5 años, hija de una víctima de la violencia machista registrada en Orihuela en agosto de 2014.

El auto, notificado hoy a las partes y al que ha tenido acceso Efe, critica la actuación de la Conselleria de Igualdad y Políticas Inclusivas, que el pasado mayo decretó el acogimiento de la menor con una familia externa, porque no valoró las nuevas circunstancias que rodean a la niña y la medida ha provocado que "salga de su núcleo familiar de manera brusca e inesperada".

De hecho, según la juez, la decisión de la Conselleria es "totalmente opuesta a la recomendada por la psicóloga" que actuó como perito en este expediente y que proponía "soluciones familiares frente a institucionales y las permanentes frente a las temporales", teniendo en cuenta la corta edad de la menor.

Por el contrario, la magistrada del juzgado de Primera Instancia 8 alicantino considera que sí ha quedado acreditado "el desequilibrio emocional que está sufriendo la menor cuando se tiene que despedir de su abuela y su hermano (fruto de una relación anterior de su madre) al acabar las visitas".

El origen de este pleito por la custodia de la pequeña Mari Carmen se remonta a agosto de 2014, cuando su madre fue asesinada presuntamente por su padre, Juan Antonio Martínez, de 37 años, en Orihuela.

La Conselleria dio a la niña a su abuela materna en régimen de acogimiento familiar, pero meses más tarde cesó dicha medida y la entregó, bajo la misma figura, a su tía paterna.

Un juzgado, primero, y la Audiencia Provincial de Alicante después, dieron la razón a la abuela y revocaron la decisión de la Administración porque carecía de motivación.

Sin embargo, el mayo pasado la Conselleria de Igualdad y Políticas Inclusivas volvió a sacar a la niña de su núcleo familiar y la entregó en acogimiento con una familia externa porque la sentencia que daba la razón a la abuela sugería la posibilidad de que la niña fuese dada en adopción en un futuro.

La abuela, Maruja Cuenca, que recibió el apoyo de decenas de vecinos y amigos en una manifestación celebrada recientemente en Orihuela, recurrió la nueva medida al juzgado.

En su auto, la magistrada ha ordenado que la niña sea "reintegrada de manera inmediata" a su abuela hasta que se resuelva el recurso, por lo que el reencuentro entre ambas podría producirse en las próximas horas.