Las Provincias

La ausencia de Cifuentes permite al tripartito salvar los muebles en el Pleno

fotogalería

PP, C's y los dos concejales no adscritos votan en contra de transferir fondos de Vivienda a Acción Social, en el Pleno de ayer. / Joaquín P. Reina

  • Gabriel Echávarri defiende a Víctor Domínguez en su reprobación frustrada y C's sale escaldado y con acusaciones de haber hecho «el ridículo»

El portavoz del grupo municipal de Ciudadanos (C's), José Luis Cifuentes, se convirtió ayer en el protagonista del Pleno ordinario del mes de septiembre, ya que con su ausencia tiró por tierra todas las estrategias de la oposición para dejar en evidencia a un tripartito en minoría.

Los dardos dirigidos por PP y C's contra los elementos más debilitados del equipo de gobierno en estos momentos, los ediles de Guanyar Julia Angulo y Víctor Domínguez, fueron arropados por los dos concejales no adscritos, Nerea Belmonte y Fernando Sepulcre. Sin embargo, no llegaron a alcanzar la diana, es decir, a ser aprobados, dado que, a igualdad de votos, el tripartito logró bloquearlos con el de calidad del alcalde, Gabriel Echávarri. Así, el equipo de gobierno logró desactivar la reprobación a Domínguez por su gestión de la limpieza y sacar adelante el traspaso de fondos de Vivienda a Acción Social que la oposición había bloqueado en la comisión previa al Pleno.

Y no perdió la ocasión de vapulear a C's por la actitud «irresponsable» de su concejal.

No fueron los únicos. El PP también fue muy duro con C's, al que culpó del fracaso de varias de sus propuestas. «Han hecho el ridículo más espantoso», les dijo el portavoz del PP, Luis Barcala. El mismo calificativo que empleó Víctor Domínguez para calificar la propuesta frustrada de reprobación.

La ausencia de Cifuentes fue utilizada con sorna incluso por sus propios compañeros. En un punto sobre la limpieza, Antonio Manresa ironizó con que todo el mundo sabe que la gestión del tripartito es «desastrosa», hasta «en Alemania». País en el que se encuentra su portavoz, en un viaje como profesor, y del que no ha querido volver pese a que el partido le ha amenazado incluso con quitarle la portavocía.

Belmonte dejó caer, incluso, que puede esconder una maniobra por su parte para acercarse al PSOE. «Sacará una chistera y una rosa roja a la que se le caen los pétalos. Igual que se va, se viene», señaló.

Fue un Pleno eminentemente político, con mucho cruce de acusaciones y escaso contenido, que comenzó con el debate sobre la idoneidad de trasladar a Acción Social 150.000 euros del Patronato Municipal de la Vivienda para destinarlos a ayudas para personas con escasos recursos para el pago de sus viviendas. Un punto que había sido rechazado previamente en la Comisión de Hacienda con los votos de PP, C's y de los dos concejales no adscritos.

Sin embargo, ayer salió adelante, por no poder contar el bloque de la oposición con el decisivo voto de Cifuentes, que decantaba la balanza a su favor.

Antes del debate, intervino en el Pleno la asociación Stop Desahucios, que reclamó que el dinero se transfiriese por entender que «el dinero público debe ser gestionado por los servicios públicos», de forma directa, y no a través de organismos como el Patronato.

La oposición mantuvo su rechazo a este traspaso con los mismos argumentos que esgrimieron en la comisión. Fundamentalmente, la «falta de confianza» en la gestión de la concejal Julia Angulo.

Sepulcre y Yaneth Giraldo, de C's, se centraron en sus intervenciones en las polémicas por el hermanamiento y la cesión de vehículos frustrados con Esmeraldas, la localidad ecuatoriana de la que es vicealcaldesa la hermana de Angulo (que no lo comunicó al equipo de gobierno) y su inhibición en la adjudicación de viviendas sociales por conocer a algunos de los beneficiarios.

Belmonte y Luis Barcala, portavoz del PP, incidieron también en que el traspaso es una «recomendación» del interventor, «no un reparo», por lo que los fondos pueden quedarse en el Patronato de Vivienda, que tiene «más mecanismos de fiscalización».

En este sentido, el vicealcalde Miguel Ángel Pavón, que intervino como portavoz de Guanyar, recordó que el traspaso es una indicación del interventor y pidió a la oposición que «deje de jugar con la situación de emergencia de las familias alicantinas para sacar rédito político». Acusó, en concreto, a PP y C's, de no tener «ni coherencia, ni vergüenza», por cambiar su voto, ya que inicialmente, en junio, votaron a favor en una junta del Patronato. El portavoz de Compromís, Natxo Bellido, tildó de «indecente» su «campaña de 'pim pam pum' contra Julia Angulo».

Sofía Morales, que intervino en nombre del PSOE, consideró «incongruente», por parte del PP, «que consideren poco de fiar a una concejal que, como establece la ley, se inhibe, y no a una concejal del PP que ha dado subvenciones a organizaciones dirigidas por su madre». En referencia a la edil Mari Ángeles Goitia, cuando era concejal de Participación Ciudadana.

Reprobación

Pero el punto más controvertido llegó al final del Pleno. La propuesta, por parte de C's, de reprobación al concejal de Medio Ambiente y Limpieza, Víctor Domínguez, acabó saliéndoles muy caro a los de la formación naranja, que acabaron casi más vapuleados que Domínguez.

Yaneth Giraldo, que sustituyó a Cifuentes en la defensa de la declaración institucional, acusó al contrato cerrado por el PP de tener parte de culpa en el mal servicio, pero argumentó que Domínguez «no ha solucionado el problema». Y llegó a pedir a Echávarri que, al margen de la reprobación, le quitase las competencias al edil.

Una petición que fue contestada por el alcalde con un alegato en defensa de Domínguez y su trabajo. «Cuando firmé el acuerdo de gobierno, solo conocía a Víctor de las manifestaciones en las que nunca les vi a ustedes, los de C's. Si hoy dependiera de mi, Medio Ambiente lo volvería a llevar Víctor Domínguez. No solo tiene mi apoyo político y el de mi grupo, sino mi apoyo personal. El trabajo de todos los concejales de C's no llega al que hace él en un día. Si trabajasen una semana a su ritmo, o se iban a Alemania o a los no adscritos», sentenció.

Bellido, por su parte, dijo que lo que ocurre en C's es «de risa» y que han hecho «el ridículo» al presentar una reprobación «que no es la figura adecuada» y después no estar Cifuentes para defenderla.

Sepulcre y Belmonte defendieron la reprobación, aunque apenas intervinieron.

Barcala hizo hincapié no solo en la «mala gestión y planificación de la limpieza en verano», sino también en el hecho de que Domínguez no volviese de vacaciones para solventarlo. Sin embargo fue mucho más crítico aún con C's, a quienes acusó de ser «oportunistas» al presentar una propuesta que el mismo Cifuentes calificó de «más mediática que efectiva». Les acusó de faltar a su responsabilidad con los ciudadanos.

Domínguez consideró que con la reprobación C's demostraba «su falta de rigor» y su «afán de protagonismo» ante su «falta de propuestas». Una puesta en escena con «un final esperpéntico, con el portavoz ausente del Pleno», lo que consideró una «falta de respeto» a los compañeros y a la ciudadanía que le votó.

«A lo mejor es que se ha dado cuenta de lo ridículo de su propuesta o su ausencia se debe a problemas internos, porque me consta que compañeros suyos no estaban de acuerdo con la reprobación», señaló.

Respecto a su gestión, defendió que ha hecho «más en un año que el PP en dos legislaturas, por lo menos», aunque reconoció que no está satisfecho aún con los resultados.