Las Provincias

Una madre deposita su voto sobre la jornada.
Una madre deposita su voto sobre la jornada. / J. P. Reina

La negativa de Educación a las extraescolares causa una ola de indignación entre las familias

  • Los directores de centros se reúnen tras recibir la circular de la Conselleria mientras las Ampas recogen firmas y se movilizan para presionar ya que el lunes comenzará la continua

La negativa de la Conselleria de Educación a que las Ampas organicen actividades extraescolares de pago desde las 15.00 a las 17.00 horas ha generado una ola de indignación entre las familias, que no aceptan esta prohibición tras haber apoyado la jornada continua y, por contra, se permite ofrecerlas en la partida.

A falta de unos días para que se inicie este cambio en la organización del horario -será el próximo lunes-, la polémica se ha acrecentado. Los directores de los colegios de la provincia se reunían ayer para tratar la circular que han recibido de la administración y donde se deja claro que no se pueden compatibilizar las extraescolares de los centros con las de las Ampas (éstas solo podrán hacerse a partir de las cinco de la tarde). Así lo acatarán.

Pero las Ampas no aceptan que sus hijos salgan a las seis de la tarde porque piensan que la jornada continua dejaría de tener sentido y van a presionar hasta el final. La negativa de Educación, lejos de aplacar, ha sublevado más a las asociaciones, que han iniciado campañas de presión para que la Conselleria sea más flexible recogiendo firmas por centros. Además, a través la plataforma change.org se ha lanzado otra campaña de 'Apoyo a las extraescolares de 15 a 17 horas en la jornada continua' dirigida al conseller de Educación, Vicent Marzà, y al director general de Política Educativa, Jaume Fullana. Su impulsor denuncia que «los padres y madres que han apoyado la jornada continua se sienten engañados, puesto que se explicó que dichas actividades extraescolares ofertadas por las Ampas no entraban en conflicto con las actividades a las que se refiere la orden de 11 de junio».

La inspección recibió ayer a la Fapa Gabriel Miró de Alicante y a Ampas de Benidorm, que registraron un escrito en la Dirección Territorial de Educación donde piden que permita estas «actividades no gratuitas en el horario no lectivo tanto durante el funcionamiento del servicio de comedor escolar como en el periodo que transcurre desde la finalización del servicio hasta las 17 horas». Según la fapa, que a través de Covapa también ha solicitado una reunión urgente con la Conselleria, la inspección les comunicó que velarán por que se cumplan las instrucciones de Educación.

La Fapa insiste en que no se puede vetar a unos centros y a otros no, según tengan jornada continua o partida, y denuncia que se trata de una «agresión» hacia el trabajo que siempre han hecho las asociaciones. La federación recordó que se ofrece una programación en un periodo escolar no lectivo y a un precio más económico que en una academia, y en ningún caso compiten con las que ofrecen los centros. Hay Ampas que ya tenían contratadas empresas que harían estas actividades -como en anteriores cursos- y ahora se encuentran que tienen todo descuadrado. «Queremos una rectificación de la Conselleria y que sea flexible con las actividades; las Ampas pueden hacer sus actividades voluntarias y de pago en un espacio escolar no lectivo», insistió su presidente, Ramón López.

Para CC OO, la administración «no puede ser arbitraria ni discriminatoria» respecto a los centros con jornada partida o a los concertados. El secretario general de la Federación de Enseñanza de CC OO en L'Alacantí-Les Marines, Francisco García, lamentó que se haya generado este conflicto y apuntó que si la administración se pone a «fiscalizar» la oferta de las Ampas y «ha abierto el melón» tendría que hacerlo en todos los centros.

«Por qué generar una confrontación y malestar cuando las familias se han podido expresar a través de la votación. Ahora se le da un mazazo a esta progresión», señaló.

La Plataforma por la Jornada Continua también se manifestó. A través de un comunicado recordaron que «la mayoría de Ampas siempre han ofertado actividades extraescolares en horario de 12.00 (o 12,30) a 15.00 (o 15.30). Éstas eran actividades a bajo coste, consensuadas con el centro, que demandan los padres y que en muchas ocasiones permite a las familias dar a sus hijos formación complementaria que a precio de mercado libre no se podrían permitir». Todo ello, añadieron, «gracias a la labor voluntaria y desinteresada de las madres y padres de las Ampas, lo que supone una importante labor social». Además, apuntaron, entre otros argumentos, que la normativa que regula la modificación de la jornada escolar no prohíbe ofertar actividades no gratuitas.

Por su parte, los directores de colegios reiteraron que la circular que el martes ya tenían todos los centros deja clara la prohibición, garantizaron que velarán por los proyectos, aseguraron que los monitores son profesionales formados, por lo que las actividades que se ofrecerán son de calidad, y aunque entienden la preocupación que existe pidieron comprensión al tratarse de un cambio de jornada que necesita rodaje.