Las Provincias

Elogio del Rey a la lucha olímpica «hombro con hombro» por España

Mireia Belmonte, con Carolina Marín y Ruth Beitia.
Mireia Belmonte, con Carolina Marín y Ruth Beitia. / A. FERRERAS
  • Felipe VI y doña Letizia recibieron en El Pardo a una delegación de olímpicos y paralímpicos que lograron medalla o diploma en Río

El Rey agradeció ayer a los deportistas olímpicos y paralímpicos el «ejemplo magnífico» que han dado a toda la sociedad española con valores como la búsqueda del triunfo con honestidad y juego limpio, el respeto al adversario sin enemistad y «saber luchar hombro con hombro» por el éxito del equipo de España. Don Felipe y doña Letizia, acompañados por la infanta Elena, recibieron en el Palacio Real de El Pardo a unos noventa deportistas integrantes de los equipos españoles olímpico y paralímpico que obtuvieron medalla o diploma en Río, entre los que estaba la alicantina Alejandra Quereda, capitana del conjunto español de gimnasia rítmica..

Tras posar junto a todos ellos para los medios gráficos y antes de saludarles uno a uno, Felipe VI pronunció unas palabras en las que expresó su «orgullo», más allá de las medallas y diplomas logrados en Río, por el ejemplo que han dado a todos los españoles, basado en «los mejores valores del olimpismo». Entre ellos, destacó «la búsqueda de la excelencia, del triunfo desde la honestidad y el juego limpio, la competitividad acompañada siempre por el respeto al adversario» y «la rivalidad pero nunca enemistad con quienes competimos», así como «saber ganar, saber perder, siempre con grandeza y con humildad».

«Finalmente, saber luchar hombro con hombro por el éxito de vuestro equipo, de nuestro equipo, del equipo de todos, el equipo de España», subrayó el Monarca, antes de concluir su mensaje de bienvenida a los olímpicos y paralímpicos con un «gracias de corazón y enhorabuena». Don Felipe lamentó que la coyuntura política de España le impidiera acudir a Río, después de haber asistido a todas las ediciones de los Juegos desde Seúl 1988 hasta Londres 2012, pero precisó que doña Letizia y él vieron por televisión las pruebas en las que competían españoles y disfrutaron y «vibraron» con ellas, «muchas veces en directo, a pesar de perder horas de sueño».

Embajadores

Como «millones de familias en toda España», la suya siguió y alabó los esfuerzos y la lucha de los deportistas españoles, celebró sus triunfos y sintió como propio el reto de cada competición, recalcó el Rey, antes de proclamar: «Vuestro coraje, sacrificio, calidad y determinación han dejado una huella grande en todos nosotros de admiración y, sobre todo, de gratitud». En estas palabras, don Felipe volvió a calificar a los olímpicos y paralímpicos de «auténticos embajadores» de España, como cuando el 29 de julio despidió junto a la Reina al equipo olímpico en Barajas, donde les definió como «los mejores embajadores de un país que sabe superar las dificultades y mirar al futuro con determinación».

Antes de conversar informalmente con los integrantes de esta amplia representación de españoles triunfadores en Río durante una recepción dedicada a ellos en el patrio de los Borbones del palacio, los Reyes y la infanta Elena -presidenta de honor del Comité Paralímpico- saldaron a cada uno de los deportistas y representantes de ambos comités. Los campeones Ruth Beitia (altura), Teresa Perales (natación), Mireia Belmonte (natación), Carolina Marín (bádminton), Saúl Craviotto y Cristian Toro (piragüismo), Maialen Chourraut (piragüismo) y Marcus Cooper Walz (piragüismo) abrieron esta línea de saludos.

Además del ministro de Deportes, Íñigo Méndez de Vigo, asistieron el secretario de Estado para el Deporte, Miguel Cardenal; el presidente del Comité Olímpico Español, Alejandro Blanco; el vicepresidente del Comité Paralímpico, José Alberto Álvarez, y los tres miembros españoles del COI, Juan Antonio Samaranch, José Perurena y Marisol Casado.