Las Provincias

De corriente en el seno del PSOE a 'llave'

  • Sueña Torrevieja fue el último partido en aparecer antes de las elecciones del 2015 y obtuvo apoyo para lograr dos concejales

La trayectoria política de Sueña Torrevieja como partido independiente es corta, porque fue la última de las formaciones que se creó de las que concurrieron a las elecciones municipales del 2015 y pese a todo logró los apoyos necesarios de sus vecinos para sentar en el salón de plenos del Ayuntamiento a dos representantes. Su historia comenzó en el seno de uno de los partidos tradicionales, el PSOE. De hecho se creó como una corriente interna con el objetivo de renovar a los dirigentes del partido en unas primarias que primero se denunciaron por supuestas irregularidades y que finalmente nunca llegaron. A partir de ahí y tras sentirse ninguneados por el PSOE a nivel local y autonómico la corriente fue a más hasta que en febrero del 2015, apenas tres meses antes de la cita electoral, cuatro de sus representantes registraron la formación en Madrid e iniciaron un nuevo proyecto.

Tras las municipales y con dos concejales, Sueña Torrevieja se convirtió en llave de gobernabilidad, y optó por la opción de desalojar al PP de la Alcaldía junto con el partido del alcalde, Los Verdes, la anterior escisión popular Aptc, Izquierda Unida y su antiguo partido, el Socialista. Desde entonces las apariciones de sus concejales no han sido más que para hablar de gestión en las distintas áreas que dirigen a excepción de la que fue su primera y única crisis interna que se zanjó con un cambio de integrantes de la ejecutiva en pleno agosto del 2015.

De hecho sus concejales siempre se han alejado de las polémicas, en especial a su posible participación en una moción de censura junto al PP. Los populares, en más de una ocasión, han valorado e incluso pedido la colaboración de los partidos más moderados del Consistorio, en este caso dirigiéndose directamente a Sueña Torrevieja y Ciudadanos para formar un gobierno alternativo al local y ni Samper ni Blanco han dado alas a los populares para posibilitar ese cambio. Por eso el anuncio de ayer fue quizá más sorprendente para todos, puesto que en la que se supone la primera discrepancia, tal y como admitió el propio Samper, que aseguró que en este tiempo no ha llegado a discutir con el alcalde, se lanzó el órdago de abandonar si no se escuchan sus reclamaciones. Podría ser una medida de presión, puesto que no se ha puesto fecha a esa asamblea, o bien una decisión que sale de un tema espinoso como es la gestión de las escuelas deportivas municipales a las que asisten miles de niños y niñas de la ciudad y que están en el aire a apenas unos días de su inicio. El caso es que se adopta después de la no aprobación del presupuesto y de la abstención de Sueña en la reversión del proceso de municipalización del servicio de basura.